El Centro de Estudios de la Usal arrasa en Internet con 122 millones de visitas

R. R.SALAMANCA
María Esther Martínez Quinteiro, en su despacho del Centro de Estudios de la Mujer de la Usal en el antiguo colegio San Bartolomé. / Almeida/
María Esther Martínez Quinteiro, en su despacho del Centro de Estudios de la Mujer de la Usal en el antiguo colegio San Bartolomé. / Almeida

La cuestión de género y el lado femenino cuajan cada vez con mayor intensidad en la labor docente y el quehacer investigador que se practican en las aulas de la ocho veces centenaria Universidad de Salamanca. Lo que realmente comenzó como un simple embrión académico en el año 1997 por un dinámico grupo de profesoras de la Usal, unidas por el sugestivo anhelo de dar forma académica a los estudios de género desde sus diferentes áreas de conocimiento, acabó materializándose en el Centro de Estudios de la Mujer, de carácter docente e investigador, que inició sus actividades propiamente dichas en enero de 2002, aunque su nacimiento acaeció oficialmente tras su aprobación por la Junta de Gobierno de la Universidad en 1999, justo durante el segundo mandato rectoral de Ignacio Berdugo.

El seminario creció, robusteció su modesta infraestructura inicial y ha acabado adquiriendo dimensiones absolutamente insospechadas cuando la idea comenzó a germinar a finales del siglo pasado. Su primera directora que llegó al puesto por el procedimiento de elección es María Esther Martínez Quinteiro, profesora titular de Historia Contemporánea y una voz absolutamente incombustible en el tejido universitario salmantino, que atesora una intensa trayectoria jalonada por, nada más y nada menos, que 18 años de firme compromiso con la gestión académica. Antes, de 2002 a 2006, la dirección del centro recayó, por nombramiento personal del entonces rector Ignacio Berdugo, en la persona de la profesora titular de Historia Moderna, Ana Díaz Medina.

Los destinos del centro los dirige desde 2006 la profesora Martínez Quinteiro y esta semana, justo cuando se está desplegando una variada programación por el Día Internacional de la Mujer, su directora rememora lo cosechado en estos últimos ocho años, con un balance que no solo resulta especialmente positivo, sino que deslumbra. Por de pronto, el Cemusa denominación oficial que recibe el centro en la estructura de la Usal tiene su sede física en el antiguo Colegio San Bartolomé, dotada con una completa biblioteca repleta de fondos especializados, además de una filmoteca y hasta una fonoteca. Y la página web del centro ha catapultado el nombre de Salamanca por todos los confines del mundo a través de Internet. No en vano y según detalla la profesora Martínez Quinteiro, el número de entradas desde la puesta en marcha de la web en el año 2006 contabiliza ya los 122 millones de visitas.

Cursos e investigación

El abanico de actividades incluye también cursos de extensión universitaria sobre la mujer, algunos desarrollados en colaboración con sindicatos. El centro tiene presencia frecuente en la programación de Radio Universidad, abordándose la cuestión femenina desde los ángulos más variopintos. También hay «proyectos de investigación de gran calidad y que cubren todas las áreas de conocimiento» e incluso, de más reciente creación, el centro se ha dotado de un fondo de literatura infantil y juvenil. En las dependencias del antiguo colegio San Bartolomé también son recibidos jóvenes investigadores de un amplio listado de países. También se promueve una dinámica actividad editorial con publicaciones propias sobre los estudios de la mujer, mientras que el teatro y el cine son otros ejemplificantes nichos culturales sobre los que pivota el discurrir cotidiano del Centro de Estudios de la Mujer. Además, hay colaboradores vinculados al centro, así como alumnos en prácticas, y becarios de investigación financiados por otras entidades.

«Nuestro centro tiene ya 200 miembros adscritos, entre profesores e investigadores, y un 14% de los mismos son hombres», enfatiza la directora a la hora de retratar con una completa y sucinta radiografía un centro pionero y único en la galaxia académica de la Comunidad. «La Universidad de Salamanca es la única de Castilla y León que tiene un centro sobre la mujer», resalta María Esther Martínez Quinteiro, lo que coloca nuevamente a la Usal en una posición de vanguardia en el conjunto de la educación superior de la región.

En realidad, el Centro de Estudios de la Mujer tiene un carácter marcadamente pluridisciplinar e interdepartamental y, según se reseña expresamente en sus estatutos, «sus investigaciones y actividades se enmarcan en lo que, desde hace tiempo, en la academia se denomina perspectiva de género». Por ello, se añade de forma pormenorizada en los estatutos, «la perspectiva de género que asume el Centro de Estudios de la Mujer guía el trabajo e investigación sobre las mujeres desde el paradigma teórico histórico-crítico, no solo para conocer la realidad de las relaciones desiguales de género y profundizar en sus causas, sino también para contribuir a la transformación de la realidad». Desde luego, un llamativo glosario de retos para romper prejuicios sobre la compleja cuestión femenina.