Los cauces desbordados anegan la Casa de la Moneda y cortan varias carreteras

La Junta advierte de que la situación de alarma se extiende a trece localidades de la provincia

CÉSAR BLANCOSEGOVIA

Las incesantes lluvias del fin de semana arrojan un panorama harto complicado con inundaciones en varios puntos de la provincia que han causado estragos en algunos tramos de la red provincial, que han tenido que ser cortados al tráfico como consecuencia de la formación de bolsas de agua. Los Bomberos de Segovia y efectivos de los distintos equipos de Protección Civil se han multiplicado en las últimas horas para tratar de solucionar el aluvión de incidentes que se han sucedido a lo largo de la madrugada y de las primeras horas de la mañana de este domingo.

Sin embargo, el mayor quebradero de cabeza se ha concentrado en la capital. La Casa de la Moneda, enclavada en una zona inundable, ha vuelto a sufrir los efectos de la crecida del Eresma casi un año después de las últimas inundaciones. Esta vez parece que el desbordamiento del caudal es más grave. El histórico edificio se ha visto sorprendido por el repentino aumento del caudal del río a su paso por esta zona, que ha anegado las veredas que recorren la ciudad. El agua rebosada en los márgenes ha obligado a la Policía Local ha acordonar el acceso a las orillas del río. A pesar de los avisos, numerosas personas y curiosos se han saltado la advertencia para contemplar y captar la aparotisidad de la crecida del cauce.

Las concejalas de Patrimonio Histórico y Turismo y de Medio Ambiente, Claudia de Santos y Paloma Maroto, respectivamente, han supervisado durante toda la noche la intervención de las dotaciones de los bomberos y de la Policía Local por tratar de controlar la situación en la Casa de la Moneda, que se ha complicado con el paso de las horas conforme el caudal ha ido subiendo hasta rebasar los niveles habituales en esta zona de la ciudad debido a esas persistentes lluvias y a unas temperaturas que han contribuido al deshielo de la sierra.

El agua ha saltado el petril de piedra que separa la ribera de la terraza de la cafetería del Real Ingenio, ha roto las ventanas de la parte baja del inmueble industrial y ha entrado en las instalaciones inundando el local, relatan fuentes municipales. La altura alcanzada prosiguen en su descripción representantes del Ayuntamiento es de unos 50 centímetros más que en el episodio padecido en marzo del año pasado, por lo que los cálculos apuntan que el agua ha podido alcanzar unos ochenta centímetros en esos bajos del Real Ingenio y causado graves daños en el establecimiento hostelero, cuya terraza amanecía prácticamente cubierta por el río.

Aunque el escenario se ha tranquilizado y «controlado» a media mañana, responsables municipales siguen atentos la evolución del Eresma a la altura de la Ceca, ya que las previsiones meteorológicas no ayudan. Los bomberos han estado achicando agua embolsada durante varias horas. La violencia del caudal también ha destrozado la ventana de la parte baja de la Casa de la Moneda, donde está situada la sala de máquinas y el martinete. El Ayuntamiento detalla que el material no se ha visto afectado y añade que apenas ha entrado agua en el patio, que en las inundaciones del pasado marzo sí padeció alguna anegación.

Por prevención, también se ha tenido que desmontar la exposición 'Yin Yang Project' inaugurada recientemente y ha sido trasladada a la planta superior. Esta muestra exhibe instalaciones realizadas por alumnos de IE Universidad que muestran el uso de la madera como material constructivo.

Avisos de San Lorenzo

En la capital, los bomberos también han recibido el aviso de vecinos del barrio de San Lorenzo. Según informaban representantes municipales, la fuerza del Cigüiñuela en una de las curvas chocaba contra uno de los muros provocando el susto entre los residentes en la zona más cercana. El agua ha amenazado a las viviendas situadas a la altura del número 25 de la calle Anselmo Carretero, pero la crecida no ha ido a más y se ha saldado sin daños.

La Agencia de Protección Civil de la Junta de Castilla y León informaba a primera hora de la mañana de domingo de que los ríos Eresma y Duratón habían superado el nivel de alarma a su paso por varios puntos de la provincia de Segovia, según los datos recabados por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). Ante este panorama ha declarado la «alerta ante el riesgo por inundaciones en Castilla y León (Inuncyl) debido a la situación de alarma en la que se encuentran en estos momentos varias estaciones de aforo y ante la previsión de que persistan las precipitaciones en las próximas jornadas y continúen los deshielos producidos por las altas temperaturas», exponen fuentes regionales.

Desde el comienzo de este episodio de crecida de caudales, la Delegación Territorial de la Junta en Segovia ha permanecido en coordinación permanente con la Subdelegación del Gobierno y el Centro Coordinador de Emergencias de Castilla y León y en contacto con los Ayuntamientos cuyos municipios pudieran estar en riesgo.

El máximos responsable de la Junta en la provincia, Javier López-Escobar, de acuerdo con el Plan de Protección Ante Riesgo por Inundaciones, y con la colaboración de la Agencia de Protección Civil, ha informado a las localidades que podrían verse afectadas de que se encuentran en 'situación 1' de plan de actuación Inuncyl para que a su vez activen sus planes locales. Este nivel descarta, por el momento, de emplear medidas extraordinarias.

En concreto, se ha comunicado la situación de alarma a trece localidades: Hontanares de Eresma, Valverde del Majano, Aldealengua de Santa María, Languilla, Montejo de la Vega de la Serrezuela, Sepúlveda, Carrascal del Río, Cobos de Fuentidueña, San Miguel de Bernuy, Fuentidueña, Segovia capital, Palazuelos de Eresma y Real Sitio de San Ildefonso.

Inundaciones en DYC y Los Lavaderos

Según la última información facilitada por la CHD, el río Duratón ha superado el nivel de alarma en la estación de Sepúlveda y sigue subiendo, mientras que el río Eresma ha superado su nivel de alarma en las estaciones de Valsaín, salida de Pontón Alto y Segovia y se mantiene estable. Además, en estos momentos también se encuentra en situación de alerta el río Riaza en la localidad segoviana de Languilla.

Hasta el momento se han producido desbordamientos en los municipios de Real Sitio de San Ildefonso, Palazuelos de Eresma, Hontanares de Eresma y en Segovia capital, que en ningún caso han supuesto peligro para las personas. Los incidentes que se han producido han sido inundaciones «aisladas» en estas zonas. «Todos los problemas están siendo solucionadas aunque se mantiene la alerta por si volvieran a registrarse más incidentes ya que los caudales siguen estando altos», a advierte el delegado territorial

Esos desbordamientos han obligado a cortar al menos cuatro tramos de carretera. Según los dats recogidos por la Diputación provincial, se trata de la SG-V-3122, en las inmediaciones de Hontanares de Eresma, para la que se ha establecido un itinerario alternativo por Valseca. La crecida del Cega también ha anegado un tramo de la SG-V-2313 cerca de Pajares de Pedraza y como opción para los conductores se ofrece el desvío por La Matilla. También el desbordamiento del Eresma en Carbonero de Ahusín ha hecho que se interrumpa el tráfico en la SG-V-3312, y se fijado como alternativa la autovía de Valladolid. Y por último, en Arevalillo de Cega se ha tenido que interrumpir la circulación por la formación de bolsas de agua.

Por su parte, el caudal de Eresma también ha rebasado sus niveles normales en las cercanías de Palazuelos de Eresma. De hecho, el delegado de la Junta confirmaba a lo largo de la mañana que el agua había entrado en las instalaciones de la fábrica de Destilerías DYC y la carretera de acceso había tenido que ser cortada.

El escenario también es complicado en el Real Sitio de San Ildefonso, a tenor de los datos que maneja la Administración autonómica en la provincia. López-Escobar indicaba que el caudal del arroyo de la Flores se había desbordado provocando un socavón en la vía y alcanzando algunos garajes.

Otro de los damnificados por la crecida del Eresma es el vivero de animales conocido como Los Lavaderos, que posee la Junta de Castilla y León a orillas del río. Los agentes han tenido que sacar y rescatar en jaulas los ejemplares que se cuidan en este centro debido al riesgo de inundación.

Las incidencias se han ido reproduciendo según ha pasado la mañana. La Junta de Castilla y León, como medida de precaución, también ha prohibido el acceso al Parque del Duratón por el puente de Villaseca, precisa el delegado territorial, quien asimismo confirmaba que el desbordamiento del Eresma había originado que el río entrara en cuatro viviendas y en el colegio de Trescasas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos