Los celiacos reclaman más oferta de productos sin gluten en bares y tiendas

Los afectados reconocen que se ha avanzado en el diagnóstico de la enfermedad

J. OLANOPALENCIA

El médico griego Arateus de Capadocia llamó en el siglo II 'koiliakos' (sufrimiento en los intestinos) a lo que hoy se conoce como celiaquía, un desorden inmunológico que provoca una inflamación en el intestino delgado cuando se consume gluten. Los afectados tienen dificultades para absorber las nutrientes de los alimentos y suelen sufrir dolores y diarreas crónicas.

La intolerancia permanente al gluten (una proteína presente en cereales como el trigo, cebada, centeno y avena) cambia la vida de quien padece la enfermedad. «Y el único tratamiento que tiene es llevar una vida libre de gluten durante toda su vida, algo que parece sencillo pero que no lo es, porque es una proteína presente en infinidad de alimentos», constata Juan Lucas, presidente de la Asociación de Celiacos de Palencia (ACEP).

Además, según recalca el presidente de la asociación palentina de afectados, el 80% de los productos envasados incluyen el gluten en su elaboración, «y es que puede haber un problema de contaminación cruzada, es decir que puede que la harina se haya utilizado en algún momento en la elaboración del producto, lo que nos lleva a ser muy exigentes a la hora de reclamar mucho cuidado en la manipulación de los alimentos», explica.

El simple hecho de que un hostelero no se lave las manos tras haber tocado la harina «ya no garantiza que el menú que prepare, aunque sea libre de gluten, no esté contaminado para un celiaco», lamenta Juan Lucas.

Se trata de un problema de seguridad, pues el consumo de gluten produce una reacción inflamatoria en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macro y micronutrientes, de tal forma que los celiacos pierden las vellosidades intestinales, los alimentos no se absorben y aparecen lesiones inflamatorias.

De ahí la importancia del trabajo de concienciación que la Asociación de Celiacos de Palencia para conseguir que establecimientos hosteleros, tiendas de alimentación y superficies comerciales introduzcan en su oferta menús y productos para los afectados.

Precisamente, en unas jornadas regionales celebradas el fin de semana pasado en Valladolid se habló de la normativa sobre el etiquetado de productos sin gluten, pues desde la asociación denuncian un etiquetado indiscriminado de este tipo de alimentos. «Al principio, hace unos años, a nadie le interesaba etiquetar sin gluten porque eran pocas las personas celiacas y la gente no lo consumía. Ahora en cambio es un buen mercado, porque con el incremento de casos se está etiquetando sin gluten de forma indiscriminada en productos que sí lo contienen», recuerdan desde la asociación regional.

Lo corrobora el presidente de los celiacos de Palencia, quien también apunta que la página web del colectivo recoge sugerencias sobre algunos establecimientos hosteleros con menús y ofertas de productos libres de gluten. Uno de los establecimientos comerciales recomendado es Mercadona, que registra hasta 800 productos sin gluten en sus supermercados (cien de ellos incorporados durante 2013) sin contar lógicamente los que por su propia naturaleza no pueden contenerlo, colocándose como una de las compañías que mayor surtido de productos ofrecen para los consumidores celiacos.

Mercadona destaca que para conseguir un amplio surtido de productos sin gluten, trabaja conjuntamente con los fabricantes que elaboran sus productos recomendados de forma que cuando un artículo está en su fase de desarrollo (I+D) se plantea siempre la posibilidad de que sea sin gluten, además de que tiene productos de otras marcas que no contiene esta proteína.

Fotos

Vídeos