Una célula de la vida segoviana

La Academia de Artillería recibe el Premio Manuel González Herrero a la Fidelidad a la Tierra del Centro Segoviano de Madrid

CARLOS ÁLVAROSEGOVIA
El presidente del Centro Segoviano de Madrid, Antonio Horcajo, y el general director de la Academia de Artillería, Alfredo Sanz y Calabria. / A. de Torre/
El presidente del Centro Segoviano de Madrid, Antonio Horcajo, y el general director de la Academia de Artillería, Alfredo Sanz y Calabria. / A. de Torre

«La Academia de Artillería es, para nosotros, algo vital, porque está inmersa en nuestra vida. Yo diría que es una célula más de la vida de los segovianos, y en el recuerdo a don Manuel González Herrero, que nos enseñó la verdad de la esencia de Segovia, nos llena de orgullo y satisfacción, y también de una emoción contenida, entregar este premio».

Son las palabras emocionadas que el presidente del Centro Segoviano de Madrid, Antonio Horcajo, pronunció ayer en el transcurso de la entrega del Premio Manuel González Herrero a la Fidelidad a la Tierra a la Academia de Artillería de Segovia. Fue un acto sencillo y emotivo que tuvo lugar en el salón de actos del acuartelamiento de San Francisco bajo la presidencia del general director de la Academia, Alfredo Sanz y Calabria. El Centro Segoviano de Madrid ha querido de esta manera agradecer a la Academia de Artillería su vinculación y compromiso con Segovia, precisamente en un año muy especial para el centro, pues en este 2014 se cumplen 250 años de la apertura del entonces llamado Real Colegio de Artillería de Segovia, fundado en 1764.

Antonio Horcajo ensalzó la grandeza de una institución «con la que toda Segovia se encuentra en deuda impagable, ya que ha sido siempre, desde hace ya 250 años, una parte vital de nuestro devenir ciudadano». El representante de los segovianos ausentes subrayó la «simbiosis» existente entre el pueblo llano de Segovia y la Academia de Artillería, plasmada en la «eterna gratitud» que los artilleros, segovianos de adopción, sienten hacia esta tierra.

Al acto asistió una nutrida representación de la familia González-Herrero. Intervino Juan Pablo, hijo del recordado jurisconsulto segoviano, fallecido el día de San Valentín de 2006, hace ya ocho años, para recordar el cariño que su progenitor sentía hacia la Academia de Artillería, «ejemplo de fidelidad a la tierra». Juan Pablo González-Herrero reivindicó la visión que el célebre letrado tenía de la patria segoviana. «González Herrero vivió toda su vida en Segovia. Tuvo oportunidades de vivir en otros lugares, pero siempre las rechazó. Apenas viajó. Creo recordar que estuvo en París, donde aprovechó para charlar con Anselmo Carretero, por supuesto, de Segovia, de su tierra natal. Sin embargo, la visión de González Herrero no es una visión estrecha, provinciana, sino que se abre a España y al mundo. Solo desde las identidades radicadas en la tradición, en las raíces y en la esencia pueden afrontarse los retos que plantea la sociedad moderna y caminar hacia la consecución de un mundo más justo», manifestó.

Cerró el acto Sanz y Calabria, director de la Academia de Artillería, que agradeció el gesto del Centro Segoviano de Madrid: «Poco dados somos los militares al reconocimiento, lo que hace que, en situaciones así, nos sintamos algo incómodos. Pero este reconocimiento tiene un cariño especial porque nace del calor del pueblo», dijo. El general calificó de «historia de amor» la relación entre Segovia y la Academia de Artillería, recordó con admiración la nutrida nómina de artilleros que se han formado en el centro, algunos ya, para siempre, en la Historia, y dijo que ni Segovia puede entenderse sin la Academia, ni la Academia sin Segovia.

El general Sanz y Calabria recogió de manos de Antonio Horcajo el título que acredita el galardón recibido. «Ahora, cuando se cumplen doscientos años y medio de la presencia de artilleros entre nosotros, hemos creído que debemos estar junto a ellos agradeciéndoles cuanto, mucho y bien, han ofrecido continuamente en el mejor servicio a nuestra cuna. Y no solo desde las aulas o desde los campos de prácticas, sino desde la convivencia humana que tanto ha enriquecido a las dos partes. En España no se entiende la Artillería sin pensar en Segovia, y no se entiende Segovia dejando aparte al Glorioso Cuerpo o Arma, según la denominación que ha tenido en diferentes épocas», remachó el presidente del Centro Segoviano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos