La vocación tira más que el miedo

Cientos de alumnos de la ESO pasan por el salón de orientación universitaria para pedir asesoramiento

A. G. ENCINASVALLADOLID
Alumnos de Secundaria abarrotan el mostrador de la Universidad de Valladolid en el vestíbulo de la Feria de Muestras./ Henar Sastre/
Alumnos de Secundaria abarrotan el mostrador de la Universidad de Valladolid en el vestíbulo de la Feria de Muestras./ Henar Sastre

Había cientos de chavales y quedaba tan solo un rato para cerrar. Veinte universidades trataban de captar su atención con su oferta de titulaciones. Privadas, por supuesto, desde la Nebrija hasta la Camilo José Cela o la de Comillas, pero también las públicas, como la de Oviedo, que competía con los stands de Burgos o de Salamanca. En medio de la vorágine, una cola espectacular denunciaba que allí estaba el mostrador de la UVA. Patricia Parrado, jefa de servicio de Información, cree que los estudiantes llegan «muy interesados y la mayor parte ya saben lo que quieren hacer o por qué rama quieren ir, así que van preguntando por notas de corte, salidas profesionales y todo este tipo de información».

La Universidad Miguel de Cervantes presumió de sus títulos más demandados.Daniel Tomillo explicaba que atienden «muchísimas solicitudes y mucha demanda de las carreras de Ciencias de la Salud, de Actividad Física y del Deporte, Fisioterapia, Odontología». Y en Humanidades, Publicidad, Relaciones Públicas y Periodismo «siguen siendo una tripleta bastante pujante».

El alumnado potencial, formado por alumnos de Secundaria que empiezan a pensar qué carrera escogerán en el futuro, busca primero la vocación y después la salida al mercado. «Unos tienen muy claro lo que quieren hacer, por poner un porcentaje quizá un 50%. Otro 40% tiene más o menos claro un pequeño abanico de carreras que quiere hacer.Y otro porcentaje que viene a ver qué se les ofrece», explica Tomillo. Los que lo tienen claro «casi no se preocupan por sus salidas profesionales, eligen en función de sus gustos y sus intereses».

Claro que como explicaba Patricia Parrado también hay quien necesita aclarar más de una idea. «No es que miren la salida al mercado laboral, pero en algunas carreras no saben qué actividad profesional tiene esa carrera, qué perfiles tienen salida», comenta.

Por lo que parece, y a pesar de la crisis y del constante goteo de cerebros que se marchan fuera de España, los alumnos aún sueñan con ejercer su vocación. Y DanielTomillo, por si tienen dudas, les anima. «Estoy plenamente convencido de que quien hace la carrera de forma pasional después no va a tener problemas en el ámbito profesional».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos