El barrio del Oeste, punto de encuentro de las nuevas corrientes artísticas

El museo al aire libre de la Galería Urbana añade esta semana otra obra a su catálogo

CECILIA HERNÁNDEZSALAMANCA
David de la Mano en el andamio desde el que ultima su obra. / Almeida/
David de la Mano en el andamio desde el que ultima su obra. / Almeida

Basta con hacer el cotidiano proceso de introducir 'barrio del Oeste, Salamanca' en uno de los buscadores de internet para comprender que algo importante e innovador se cuece desde hace meses en esta zona de la capital. Todos los resultados obtenido en una primera búsqueda se refieren a lo mismo: la galería urbana que desde hace unos meses se desarrolla en este barrio.

Este museo al aire libre de arte contemporáneo no sólo ha cambiado la cara de este barrio sino también la mirada de todos aquellos que se acercan a él. «Uno de los objetivos de esta propuesta era intentar educar o re-educar la mirada de los ciudadanos para que se mostraran más abiertos y supieran apreciar las nuevas formas de expresión», comenta la presidenta de la asociación vecinal, Zoes, Inma Cid. Fue precisamente esta agrupación vecinal la que inició este proyecto, que se enmarca dentro del Plan de Revitalización del Barrio del Oeste. Así, esta zona se ha convertido ya en un lugar de referencia para el arte urbano, visitado diariamente por decenas de turistas, en lo que se ha convertido, por tanto, en un nuevo atractivo cultural para la ciudad de Salamanca. No sólo de arte clásico y barroco vive el turista que visita Salamanca, ahora también existe un punto de encuentro para aquellos que buscan una visión más moderna y actual de la expresión artística. «Al mismo tiempo hemos querido facilitar que los jóvenes artistas tengan un lugar en el que expresarse», remarca Inma Cid.

En este sentido, gracias a la galería del Barrio del Oeste los estudiantes de la facultad de Bellas Artes han encontrado un lugar en el que mostrar sus trabajos, al mismo tiempo que se ha revitalizado la vida en el barrio, fomentando el orgullo y el sentimiento de pertenencia, y, por tanto, el bienestar de sus habitantes. «Puede haber opiniones para todos los gustos, pero en general, los vecinos se muestran sorprendidos y contentos con el cambio de cara del barrio», aclara Inma Cid. Y es que el apoyo al barrio como entidad de convivencia esencial y a su dinamización es un principio básico de este proyecto. «Queremos crear idea de barrio y potenciar también el pequeño comercio, como núcleo fundamental de la vida en la zona».

Colectivo LemARTE

Fue en el mes de junio del año pasado cuando la asociación Zoes y el colectivo LemARTE, encargado de comisariar esta galería, se pusieron manos a la obra, pictórica en este caso. Mientras Inma Cid convencía a los vecinos para que permitieran que las puertas de sus cocheras se convirtieran en lienzos, Elena Gómez y María Crisóstomo, que forman el colectivo LemARTE, buscaron a los 23 primeros artistas, a los que se sumaron 32 en el mes de septiembre, dado el éxito de la primera fase. «Galerías así siempre han existido en las partes más bohemias de las ciudades, pero desde luego es una novedad para Salamanca», comenta Elena Gómez, quien destaca la presencia de artistas ya consagrados en estos ambientes como Antonio Feliz, Pablo S. Herrero y David de la Mano.

El pasado mes de agosto se convocó a través del Ayuntamiento un concurso para seleccionar los bocetos que compondrían la segunda fase de la galería. Esos bocetos se convirtieron en obra de arte real durante las pasadas ferias y fiestas de la ciudad. De este modo, se contribuyó al ambiente festivo y se potenció el desarrollo personal y artístico de los jóvenes artistas. La ganadora de esta segunda fase fue Cristina Muñoz con su obra 'En este circo, el llanto es silencio de canto', en la calle Palacio Valdés, mientras que el segundo premio recayó en Andrea Ruano con 'Dos caras en una', en la calle Joaquín Cuesta.

En cuanto el frío del invierno dé un respiro, desde Zoes y LemARTE se organizará una nueva fase de selección de bocetos y ampliación de esta galería, que tantas satisfacciones está dando al barrio.

Asimismo, no sólo las cocheras de edificios de calles como Fray Luis de Granada, Joaquín Costa, Juan de Juni, Antonio Espinosa, Palacio Valdés, Papín, Granero o Valle Inclán lucen un nuevo aspecto, sino que también partes del mobiliario urbano han sido decoradas e incluso los árboles de la plaza del Oeste lucen vestidos de ganchillo, producidos durante la veladas de esta actividad , 'Urban Knitting' , organizadas desde Zoes. Todo el trabajo se puede conocer a través de visitas guiadas por el barrio o gracias al calendario que LemARTE editó el pasado mes de diciembre.

El barrio del Oeste salmantino, nacido como tal en el siglo XVII en torno a la iglesia-convento de los Carmelitas y el camino viejo de Villamayor, hoy avenida, ofrece con esta galería una alternativa social y artística para reivindicarse dentro de la ciudad que lo acoge. Esta zona de Salamanca es la segunda más poblada tras el barrio de Garrido Norte. Con casi 10.000 habitantes, las dinámicas actividades propuestas por la asociación vecinal fomentan el sentimiento de pertenencia y de identificación. Por poner algunos ejemplos, desde el pasado mes de mayo hay un club de corredores, y son muy populares también las 'camilladas', que se desarrollan en al calle en torno a las tradicionales mesas camillas, como un medio de recuperar las actividades tradicionales que se realizaban en ese escenario, escuchar la radio y pasar a resguardo los días más fríos del invierno, por ejemplo. Un modo de proporcionar al barrio una identidad peculiar y propia en medio de la vida desordenada de la ciudad.

Fotos

Vídeos