Siete Iglesias inaugura la temporada taurina con un multitudinario festejo de cajones

Miles de aficionados desafían al mal tiempo y disfrutan con la suelta de dos toros de Jiménez Pasquau

L. S.SIETE IGLESIAS DE TRABANCOS
Numerosos aficionados se dieron cita en el primer toro. / L. S./
Numerosos aficionados se dieron cita en el primer toro. / L. S.

Apenas dos meses después de que Traspinedo pusiera el broche a la temporada taurina pasada, Siete Iglesias de Trabancos se encargó ayer de inaugurar la nueva, la de un 2014 que tiene ya fijados nuevos festejos en el calendario previo al verano. Son muchos, cada vez más, los municipios que programan encierros y sueltas de toros por las calles fuera de la época tradicional. Siete Iglesias lo viene haciendo desde hace ya cuatro años, con una comisión de siete vecinos que sacan adelante el acto con la colaboración de establecimientos y el apoyo del Ayuntamiento.

Con puntualidad, a las 16.30 horas, y con calles y plazas abarrotadas de aficionados procedentes de distintos puntos del país, arrancó el festejo taurino popular más madrugador del año en la provincia de Valladolid, bautizado como 'Toro de San Sebastián' con motivo de la festividad que celebran en estas fechas. Un toro negro de la ganadería de Jiménez Pasquau, de nombre 'Despertador', fue el primero en salir. Lo hizo desde un cajón ubicado en la plaza, abarrotada de aficionados en unas gradas de unos cuarenta metros de largo, en balcones y talanqueras. Míchel, cortador de Villafranca de Duero, se encargó de recibirlo. Salió el animal con fuerza, acudiendo al sinfín de cites de corredores y cortadores, ávidos por disfrutar del toro en pleno mes de enero. Apenas diez minutos después, el astado, que se apagó pronto, se encerraba en toriles.

Acto seguido le siguió un ejemplar colorado de la misma ganadería, que salió de un cajón que, como novedad, se ubicó en una de las calles del recorrido en lugar de en la plaza. No ofreció el juego esperado el animal, que en una de las arrancadas arrolló en la entrada a la plaza a un grupo de aficionados, alguno de los cuales calló al suelo, sin que hubiera que lamentar heridos.

Una vez encerrados los dos toros, y ante la gran afluencia de aficionados a la localidad, la organización decidió volver a soltarlos junto con los bueyes para diversión de los corredores, cortadores y rodadores. Entre ellos, muchas caras conocidas, como el actual campeón de la Liga del Corte Puro, Cristian Moras, de Medina del Campo.La celebración del denominado 'Toro de San Sebastián' se enmarca dentro de los actos festivos con motivo del patrón, San Sebastián, que se festeja durante el fin de semana.