Un nacimiento intergeneracional

Los alumnos del instituto Vega del Pirón de Carbonero el Mayor prestan su belén a la residencia de la tercera edad de la localidad

J. C. S.CARBONERO EL MAYOR
Belén realizado por los alumnos del instituto Vega del Pirón. / J. C. S./
Belén realizado por los alumnos del instituto Vega del Pirón. / J. C. S.

Un año más el nacimiento presentado por el Instituto de Educación Secundaria Vega del Pirón de Carbonero el Mayor al Concurso Provincial de Belenes ha tenido un doble reconocimiento. De una parte, el jurado calificador decidió otorgarle el segundo premio zonal en la categoría escolar por el belén titulado 'Navidad en nuestras ermitas'. Gracias al trabajo de coordinación de los profesores Jesús Sancho, Elena González y Merche San Juan, los escolares de educación compensatoria y los de apoyo con necesidades educativas especiales confeccionaron un belén que plasmaba los ecosistemas de la comarca y que recogía las ermitas de todos los pueblos de quienes acuden al citado instituto.

En cada una de las ermitas (elaboradas en tres dimensiones) se incluyeron figuras humanas hechas a mano para exhibir las peculiaridades de las romerías de cada localidad. Entre otros cuadros plásticos pueden descubrirse los castillos humanos de Carbonero el Mayor, las enramadas de Fuentepelayo, los paloteos de Lastras y Mozoncillo, las rosquillas y caza del marrano de Escalona del Prado o el baile de las cintas de Escarabajosa de Cabezas. El complemento identificativo y de aglutinación de toda la zona se plasma con el río Pirón en un cauce remanso y con una cascada que se desborda junto al propio portal de Belén, lo cual hace, si cabe, más bello todo el trabajo por su originalidad.

El gran valor de este belén hay que buscarlo en la motivación extra que supone su elaboración para los alumnos con mayores niveles de dificultad intelectual y con graves problemas de aprendizaje o de comportamiento de este centro escolar. Pero si todo lo anteriormente expuesto tiene un gran valor educativo, lo más significativo y lo que da a esta obra un plus añadido de satisfacción lo constituye el hecho de que dicho belén es compartido con las personas mayores de la Residencia Asistida Virgen del Bustar de Carbonero el Mayor.

El último día del calendario escolar de este primer trimestre académico y antes de iniciar oficialmente las vacaciones navideñas, los autores del aludido trabajo belenístico lo desmontaron de su ubicación en el instituto para transportarlo a la vecina residencia de la tercera edad con el fin de que pudiera ser admirado por los residentes, por sus familiares y por lo trabajadores del centro. Es esta una tradicional costumbre que se contempla en el programa 'Aprendiendo a querer', que desde hace varios años se viene desarrollando entre el instituto y la residencia.

A los escolares les resulta muy gratificante recibir la gratitud de los ancianos a través de sus cariñosas palabras, de sus tiernas miradas o incluso de sus inolvidables caricias. Ya lo decía Sófocles: «La obra humana más bella es la de ser útil al prójimo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos