Pintia suma artistas y países

39 obras de inspiración vaccea firmadas por creadores portugueses y españoles se exponen en el MUVA en la sexta edición de VacceArte

V. M. NIÑOVALLADOLID
Varios de los artistas junto a los comsarios de la exposición en la sede de la misma, en el MUVA. / JOSÉ CASTILLA/
Varios de los artistas junto a los comsarios de la exposición en la sede de la misma, en el MUVA. / JOSÉ CASTILLA

Un yacimiento se excava, se estudia, se cuida, se musealiza. El de Pintia además es inspirador de arte contemporáneo desde hace seis años. VacceArte prepara ya su séptima edición cuando inaugura la sexta exposición en el Museo de la Universidad de Valladolid. En esta ocasión viene ya rodada de Oporto, donde fue mostrada del 21 de septiembre al 21 de octubre.

39 artistas, 25 españoles y 14 portugueses, han creado una obra en torno al lema 'La Iberia del Duero/Douro'. Por primera vez la iniciativa del Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg trasciende los límites nacionales y aborda el camino de los iberos hasta el final del Duero, en Portugal. Carlos Jimeno ha enlazado el trabajo de los artistas de ambos lados de la Raya gracias a su conocimiento de los ceramistas lusos. «La idea a largo plazo es poder reflejar la realidad arqueológica de este recorrido y poder intercambiar piezas o réplicas», explica Carlos Sanz Mínguez director del yacimiento de Pintia (Padilla de Duero).

Voluntariedad y generosidad son el santo y seña que hace posible cada año este encuentro desde el arte contemporáneo con la arqueología. Nació como una reunión de obras cuya subasta podía redundar en beneficio del yacimiento (www.pintiavaccea.es) y «el motivo económico ha perdido fuerza frente al gusto por hacerlo. Ya no podemos vivir sin el VacceArte. Es una exposición que nació en 2008 con la crisis y paradójicamente cumple seis años ya. Es un hijo que ha ido creciendo con un pan debajo del brazo gracias al esfuerzo generoso de los artistas», dice Sanz.

El agua, la geografía y el vino son algunos motivos retirados en varias de las 39 obras de técnicas variadas que se pueden ver hasta el día 31 de enero en el MUVA. Entre ellas, réplicas de vasijas, cerámicas y objetos hallados en Pintia. El diálogo entre pasado y presente está condicionado por la limitación de espacio, pero se escucha en algunas vitrinas.

Lo que sí se percibe en toda la sala es la plural mirada al Duero. Desde la fotografía recreada de María Luisa Álvarez a la realista de Henar Sastre, los óleos de Bustelo y Díez Valcabado, los acrílicos de Colomo y Madureira y Malheiro, o las múltiples propuestas de barro.

Pablo Ransa no mira al río sino que fantasea con pescarlo para lo que crea una «inútil trampa». Miguel González imagina al Duero como una madre que amamanta a su hijo en una 'Maternidad' de bronce. Eva Laguna elige al pez que salta por las aguas y Ángel Martínez traza en una lámina de hierro forjado la silueta de las viñas cuyas raíces beben del Duero.

Fernando Moreira hace una instalación de los restos que nuestras vidas verterán a la corriente, Pedro Riobom recrea en gres a una vendedora ambulante, Alexandre Rola expresa en surcos las 'deambulaciones' de las terrazas de la ribera y Beatriz Sendin celebra en sus personajes de barro el río de la vida. Concha Gay sueña el Duero en una composición de imágenes digitales del agua, sus reflejos y los motivos vegetales que se dan cita en el paisaje ribereño, el lirio, las ramas, las flores que flotan. Manolo Sierra cambia sus colores republicanos por dorados y negros para mostrar un Duero de oro, sobrevolado por pájaros sabios.

Dos vídeos vacceos

Y dentro de la apuesta audiovisual, dos curiosas proyecciones. Por un lado la de 'Obituario', vídeo realizado por el Colectivo Programa Pintia 2.0. Formado por alumnos de bachillerato del Colegio Safa-Grial e impulsado por el profesor Pablo de Castro, han unido casi 6.000 fotografías para explicar un enterramiento vacceo. Los actores, muñecos de playmobil con atrezzo para la ocasión, desarrollan el guion creados en su proyecto educativo. Es el segundo vídeo que hacen sobre Pintia. En el primero, trabajaron los enterramientos. A partir de una tumba cada uno contó la historia de lo que les gustaría guardar en su última morada. El otro audiovisual es una película de producción propia del equipo del yacimiento que ha sido estrenado en varios festivales de cine arqueológicos, en Suiza, Irún, Oporto y en breve se pasará en Amiens. El próximo año VacceArte tendrá otras dos sedes más. A Valladolid y Oporto se sumarán Braga y Palencia.

Fotos

Vídeos