Poco que festejar en Santa Bárbara

Setenta mineros, los últimos de la cuenca palentina, honrarán a la patrona con la amenaza del cierre inminente

EL NORTEPALENCIA

La localidad de Guardo honrará este miércoles a la patrona de los mineros, Santa Bárbara, sin otros fastos que una misa, una comida y un baile entre los setenta mineros que sobreviven en la cuenca palentina, pero que ven su futuro con grandes nubes negras. «Estamos abocados a la desaparición de la minería en la provincia, que es por lo que han apostado la Junta y el Gobierno de España», hace hincapié el secretario comarcal de UGT, Carlos Mesa, que incide en cómo el sector, desde el año 2000 hasta ahora, ha pasado de emplear a 600 trabajadores a esas exiguas siete decenas.

«Los últimos de Uminsa están saliendo del ERE, que afectaba a 50 trabajadores. Están trabajando 35 a cielo abierto en la zona de Muñeca de la Peña y Villanueva de la Peña, y quince siguen en ERE. Además, otras quince personas que estaban en subcontratas también están en ERE», afirma Carlos Mesa, que hace hincapié en que Uminsa se halla en procedimiento concursal «y debe dos mensualidades y dos extras, además de las actualizaciones del convenio desde 2008».

En cuanto a San Isidro y María, Mesa incide en cómo la empresa está en ERE y «cierra porque no le dan las ayudas». «En Velilla hay veinte trabajadores, y se está a la espera de que la empresa venda maquinaria para que pague dos mensualidades antes de Navidad, de las cuatro que se les adeuda y dos extraordinarias», añade Mesa.

Así pues, setenta mineros hay en activo en la provincia de Palencia, «y si siguen así las cosas, quedarán veinte en los desmontes», apunta el secretario comarcal de UGT.