300 personas protestan en Valladolid contra la política económica del Gobierno

El sindicato CGT, CNT y Bloque Obrero organizan una manifestación para quejarse del “proceso privatizador” de las pensiones

VALLADOLID
Aspecto parcial de la manfiestación. MIRIAM CHACÓN-ICAL/
Aspecto parcial de la manfiestación. MIRIAM CHACÓN-ICAL

Unas 300 personas acudieron este mediodía a la convocatoria de manifestación contra la reforma de las pensiones del Gobierno, que organizaron el sindicato CGT, CNT y Bloque Obrero. Durante el recorrido por las calles de la capital, desde la Plaza de Portugalete hasta Alberto Fernández en La Rondilla, los participantes reclamaron un cambio de políticas y cargaron con gritos contra el capitalismo. Pero la marcha sirvió para alertar a la ciudadanía del punto de inflexión de las reformas que defiende el Ejecutivo central.

El portavoz de CNT, Rubén Ruiz, criticó los recortes en todos los ámbitos que está aplicando el Gobierno de Rajoy. En declaraciones a la agencia Ical, citó la reforma laboral, la recién aprobada de educación y la de pensiones. Los organizadores de la movilización llevan un mes con diferentes actos como la ocupación de entidades bancarias y el reparto de panfletos entre la ciudadanía para denunciar el proceso privatizador de las pensiones públicas.

Ruiz lamentó que la sociedad esté tan triste y derrotada puesto que no acude a las manifestaciones ni utiliza las herramientas de protesta como la huelga general. Hace falta que cada vez se implique más gente en la defensa de los derechos porque al cabo de unos años no habrá nada a donde agarrarse, precisó. Advirtió que las medidas que está adoptando el Partido Popular van a acabar, en el medio plazo, con la sanidad y la educación pública, tal y como la hemos conocido hasta ahora.

La manifestación contó con más presencia de personas jóvenes que jubilados pese a que el portavoz de CNT declaró que las pensiones solo subirán para el año próximo un 0,25 por ciento frente a la actualización del IPC que se aplicaba antes. Van a perder poder adquisitivo, apuntó Rubén Ruiz. Reconoció que los principales afectados de la reforma de las pensiones serán los trabajadores actuales, que verán recortada una parte importante de la cuantía de su jubilación.

La pancarta que abría la protesta recogía la frase de 'Las pensiones son nuestras y exigimos que sigan siendo', aunque también otras de la Unidad Anticapitalista o del Bloque Obrero que rezaba 'Unidos podemos vencer'. A lo largo de la marcha se pudieron escuchar gritos como 'La crisis que la paguen los capitalistas', 'Con la pensión de mi abuela no se juega' y 'PP y PSOE, la misma mierda son', entre otros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos