La media de actividad en las Cortes baja cuando los procuradores son alcaldes

La doble condición, de regidor y parlamentario, ha llevado a cargos del PP a votar en el hemiciclo lo contrario de lo que defendían en sus pueblos

S. E.Valladolid
Procuradores populares y miembros de la Junta durante una votación en las Cortes. / Ical/
Procuradores populares y miembros de la Junta durante una votación en las Cortes. / Ical

La figura del alcalde-procurador interviene con menor frecuencia en los debates de comisiones y, sobre todo, plenos de las Cortes. La tónica de los 18 que se sientan en el parlamento autonómico 16 del PP y 2 del PSOE marca una media de cuatro debates en el hemiciclo camino de cerrar el tercer año de legislatura. Como referencia, principios de abril había 40 procuradores que superaban las siete intervenciones en pleno. Hay nueve de esos alcaldes que no llegan a esa marca de cuatro, aunque alguno mejora en las intervenciones en comisión.

El regidor de Vitigudino, Julio Santiago, no se ha estrenado en el hemiciclo; el de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, y la de Ayllón, Sonia Palomar, se han puesto ante el micrófono una vez y otros seis compañeros de bancada, todos del PP, firman dos o tres intervenciones en pleno en lo que va de legislatura. Desde el grupo popular recuerdan que Julio Santiago tomó posesión avanzada ya la legislatura (en marzo de 2012) y que está haciendo frente a una enfermedad que le resta dedicación política.

«Tengo una función distinta a otros procuradores. Participo en el grupo parlamentario en función de que soy secretario regional del partido. No hay nada que explicar. Otros compañeros intervienen más», afirma Alfonso Fernández Mañueco al abordar su bagaje como orador en esta legislatura.

En el extremo más distante y con una actividad en sesiones plenarias que se sitúa en la media del conjunto de procuradores en general está otro alcalde salmantino, Julián Ramos, regidor de Guijuelo, y la socialista Ana Agudíez, procuradora por Segovia y alcaldesa de Cabezuela. Han protagonizado nueve debates en el hemiciclo y se mueven bastante en las comisiones. Agudíez ha intervenido en otras 60 ocasiones y Manzano, en 20. El último suma a los debates políticos la tarea de presidir la comisión de Agricultura. Llevar el orden del día de una comisión y moderar el debate en este órgano parlamentario es una responsabilidad que recae también en otros regidores del PP. Es el caso de Victoria Moreno, Rubén Lucas, Mercedes Alzola o Pedro Muñoz. Otros han sido ponentes en leyes de su especialidad profesional o de calado municipalista, como la de Ordenación del Territorio, en la que trabajó José Ángel Peregrina, de Arcos de Jalón.

Carlos Fernández Carriedo, portavoz del PP, justifica la amplia presencia de alcaldes en sus escaños porque «trasladan la visión y la realidad del mundo rural al parlamento. Son muy valiosos», argumenta el portavoz. Carriedo sí que reconoce, no obstante, que la labor principal de esos 16 procuradores de su grupo «es ser alcalde».

«Intentamos aplicar la máxima de una persona, un cargo, aunque hay excepciones», asegura José Francisco Martín, secretario del grupo socialista en las Cortes.

Lo que sí da el escaño a todos estos alcaldes es una posición privilegiada de acceso directo cada quince días a consejeros y directores generales de la Junta con los que su pueblo o sus comarcas tienen asuntos pendientes y sin pasar por el despacho.

Sumar a una Alcaldía un escaño puede ser un poco desquiciante si la disciplina de grupo lleva a votar en las Cortes algo diferente, incluso contrario, a lo que se defiende en el pueblo o la comarca que uno patea a diario. Eso ha pasado con el impuesto sobre vertidos que planteó la Junta y con el cierre de las urgencias médicas rurales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos