Las apelaciones a la Audiencia bajan el 40% en el primer año de la Ley de Tasas

Los abogados reiteran que muchos ciudadanos no disponen de dinero para recurrir una sentencia

RICARDO S. RICOPALENCIA

Un año después de que entrara en vigor, la criticada Ley de Tasas ha dejado sentir sus efectos nocivos en Palencia. Y es que la cifra de justiciables que no se muestran de acuerdo con un fallo de primera instancia y que quieren recurrir se ha visto mermada en un 40%, según lo ponen de manifiesto los datos de apelaciones presentadas ante la Audiencia Provincial. Así, si en 2012 el número de recursos en apelación al alto tribunal fue de 413, en lo que va de este año esa cifra ha mermado hasta los 260, a falta lógicamente de los datos del mes de diciembre, aún por transcurrir.

Desde la Audiencia se señala que los justiciables que más recurren son las aseguradoras, los bancos y las entidades más solventes, con los pleitos «con cuantías elevadas», al tiempo que se incide en cómo en esa cifra de apelaciones se incluyen también procesos excluidos de tasas como los matrimoniales, de menores, de filiación, de capacidad o acciones interpuestas por administradores concursales.

Al cumplirse un año de la entrada en vigor de las tasas, los abogados de Palencia reiteran, a través del decano de su colegio profesional, Santiago González Recio, su malestar por una situación que, en su opinión, está generando una desprotección muy importante hacia los justificables. «Han bajado bastante los recursos de apelación a la Audiencia, ronda el 50% respecto del año anterior. El contencioso también ha bajado bastante en recursos, entre un 30% y un 50%, en multas, liquidaciones de corporaciones municipales... Y en lo que respecta a los Juzgados de Primera Instancia, habrán bajado un 30%», señala González Recio.

La Ley de Tasas afecta a los fallos contencioso-administrativos o de carácter civil y social, que vienen a representar el volumen más notable de los casos que se tramitan en los tribunales. La norma, que entró en vigor hace exactamente hoy un año, establece que las reclamaciones por una cantidad inferior a los 3.000 euros no podrán recurrirse, que el demandante deberá conformarse con el fallo de primera instancia. En las apelaciones por cantidades superiores, será necesario depositar una tasa fija de 800 euros tasa a la que hay que sumar un porcentaje variable en función de la cantidad que se demanda, un dinero que el ciudadano nunca recuperará, al margen de que la sentencia le sea o no favorable, y además corre el riesgo de que le sean impuestas las costas.

«Todo esto ha tenido sus lógicas consecuencias. Las apelaciones a la Audiencia Provincial de Palencia se han reducido mucho. Muchos de nuestros clientes, cuando se les plantea la posibilidad de recurrir un fallo que no les ha sido favorable y se le explica que, de entrada, deben pagar una tasa fija de 800 euros que nunca recuperarán, se echan para atrás porque no pueden pagarlo. Esta cuantía económica impide a muchos ciudadanos reclamar con libertad lo que en Derecho, según la Constitución, les corresponde, que no es otra cosa que el ejercicio de la tutela judicial efectiva», hace hincapié Santiago González Recio.

El decano del Colegio de Abogados de Palencia señala que la trascendencia de las altas tasas judiciales para disfrutar de la Justicia va más allá de la desprotección que siente el justiciable, puesto que también el colectivo de los abogados ha visto seriamente afectado su trabajo.

«Lógicamente, la cifra de casos que se tramitan en los despachos ha caído de forma importante», aclara González Recio, que reconoce que cada vez es mayor el porcentaje de población que busca estrategias para acudir a la justicia gratuita. «Además de todo esto, creo que se está generando un importante desprestigio social de la Justicia. El ciudadano, cuando le dices que tiene que pagar para poder recurrir, lógicamente, protesta contra el sistema judicial», agrega el decano del Colegio de Abogados de Palencia.