Cantalapiedra afirma que si no cambia la política aeroportuaria podrían «desaparecer» los vuelos de Castilla y León

El Pleno municipal aprueba la moción que reclama a la Junta dedicar los recursos disponibles al aeropuerto de Villanubla, con la abstención de IU

EL NORTEVALLADOLID
La concejala Mercedes Cantalapiedra. / H. SASTRE/
La concejala Mercedes Cantalapiedra. / H. SASTRE

La concejal de Cultura, Comercio y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid , Mercedes Cantalapiedra, ha advertido este viernes de que si se mantiene la política aeroportuaria de la Junta de Castilla y León y de Aena, en los próximos años tanto el aeródromo de la ciudad como los otros tres de la Comunidad --Burgos, León y Salamanca-- se quedarían sin vuelos.

Como era previsible, la moción en la que el Grupo Municipal Popular reclamaba a la Junta que destine los recursos disponibles para aeropuertos al de Valladolid por ser «el que mejor puede rentabilizar las inversiones públicas», se ha aprobado con el apoyo del Grupo Socialista pero con la abstención de Izquierda Unida. Asimismo, en el Pleno correspondiente al mes de noviembre se ha acordado una propuesta institucional para que Valladolid obtenga el estatus de 'ciudad por el Comercio Justo', así como la recuperación en 2014 de una línea de ayuda para personas mayores, informa Europa Press.

El debate sobre el aeropuerto de Valladolid ha comenzado con un recuerdo de las reacciones conocidas ayer de representantes políticos de otras provincias castellanoleonesas o del portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago Juárez, a quien Cantalapiedra ha invitado a «leer la moción» porque incluye reclamaciones a Aena como la «adopción de medidas necesarias» para ampliar el horario del aeropuerto o la agilización de los trámites para constituir el anunciado Comité de Coordinación aeroportuaria.

Mercedes Cantalapiedra ha insistido en defender la «sensatez y racionalidad» de defender el de Valladolid como el aeródromo mejor situado y con más potencial de la Comunidad y ha advertido de que si representantes de Aena han avisado de que el año 2014 será «complicado» para los aeropuertos y no se varía la política aeroportuaria de la Junta que da igual trato a las cuatro infraestructuras, «en 2014 ó 2015 la región se quedará sin vuelos desde sus aeropuertos». De hecho, ha considerado que podría «ocurrir lo mismo» que en el caso de la fusión de las cajas, que ha concluido «sin una entidad de Castilla y León».

En la rueda de prensa que ofrece habitualmente tras los plenos, el alcalde, Javier León de la Riva, ha ironizado con que no perderá «ni un minuto» en responder a la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, y ha defendido que «cualquier ciudadano de Castilla y León dice que los cuatro aeropuertos no son sostenibles.

A este respecto, el presidente del Grupo Socialista, Oscar Puente comenzó por recordar , que «todas las administraciones», incluida la provincial leonesa, «practican el centralismo». También ha apuntado que el resultado de la política de la Junta ha sido la pérdida de la mitad de los viajeros que utilizaban los aeropuertos de Castilla y León, debido a que se eliminaron todas las subvenciones a las compañías aéreas que en el caso de Valladolid cifró en 10 euros por pasajero, frente a los «260» del aeropuerto de Burgos.

La voz discordante llegó por parte de la concejal de IU, María Sánchez, quien defendió, tras ser acusada por Cantalapiedra de «no querer que Valladolid tenga un aeropuerto», que realmente se opone a la «simpleza política» de quienes piensan que «sólo se puede decir sí o no». Por ello, ha reclamado un «debate de toda la Comunidad» para buscar otras soluciones antes que «abandonar a su suerte» a los otros tres aeródromos.

Para la edil de IU, el problema aeroportuario viene del «despilfarro» llevado a cabo en años anteriores, con 80 millones de euros destinados a obras en las terminales de Burgos, Salamanca y León, y de haber subvencionado los «viajes de placer» de los castellanoleoneses.

Por otra parte, el PSOE propuso una moción con la intención de incluir en el presupuesto de 2014 una partida para ayudas a personas mayores, dependientes y con discapacidad, que salió adelante pero después de una enmienda 'in voce' por parte de la concejal 'popular' Rosa Isabel Hernández, para limitar la medida sólo a las personas mayores, cuyas líneas de subvención «han quedado un poco cojas».

La edil ha defendido que, en lo referente a dependientes y personas discapacitadas, la Junta de Castilla y León mantiene partidas presupuestarias para 2014, si bien el socialista Juan José Zancada ha insistido en reclamar que el Ayuntamiento «vigile» el cumplimiento del Acuerdo Marco de Servicios Sociales, porque prevé que no se dé.

Otro acuerdo aprobado durante el Pleno, que comenzó con un recuerdo para los seis mineros fallecidos la pasada semana en Santa Lucía de Gordón (León), ha sido la moción institucional para que Valladolid obtenga el estatus de 'Ciudad por el Comercio Justo', que supondrá, entre otros aspectos, la participación del Ayuntamiento en el grupo de trabajo local que integran las distintas asociaciones que han propuesto esta declaración.

El resto de mociones planteadas fueron rechazadas en su mayoría tal y como llegaban al Pleno, como sucedió con las nueve propuestas del Grupo Socialista para el barrio de San Pedro Regalado, de la que el portavoz del PP, Jesús Enríquez, ha aceptado acordar que se reclame a los propietarios de solares de Los Viveros la limpieza de parcelas y reiterar a la Junta la solicitud de un Plan de Infraestructuras Sanitarias para Valladolid que incluya la obra del centro en este plan parcial, situado entre San Pedro y la Rondilla.

PSOE e IU presentaron dos enmiendas por separado para mejorar la atención a las víctimas de violencia de género en Valladolid , que fueron rechazadas por el equipo de Gobierno que incluyó un compromiso a concretar con los grupos de la oposición una acción de acompañamiento para el acceso a los servicios prestados por entidades públicas en casos de violencia hacia la mujer. La edil María Sánchez reclamó que dicha «figura» corresponda a un «profesional, no un voluntario».

Durante este debate, que estuvo precedido por la intervención ante el Pleno de una representante de la asociación Adavasymt, se produjo uno de los momentos más tensos de la jornada, cuando tres miembros de esta asociación mostraron camisetas en contra de los recortes desde la tribuna de público, con la consiguiente orden de retirada de las mismas por parte del alcalde, quien lo consideró «una falta de respeto al Pleno». Tanto María Sánchez, como la socialista Asunción Barrios afearon esa afirmación del primer edil.

En aspectos urbanísticos, los votos del Grupo Popular sirvieron para aprobar el documento de criterios de la revisión d el PGOU, con una nueva discusión sobre la permanencia o no de las áreas homogéneas. Mientras el socialista Javier Izquierdo considera que en varias de ellas, que están anuladas por sentencias judiciales, como Valdechivillas o Fuenteamarga se podrá poner en marcha «algún» plan urbanístico, la concejal del área, Cristina Vidal, defendió que el suelo urbanizable no delimitado ha desaparecido, lo que reduce el número de viviendas previsto en la ciudad.

Sin embargo, tanto el edil socialista como Manuel Saravia, de Izquierda Unida, han advertido de los «riesgos» que puede tener un modelo que implicaría «duplicar la superficie» de la ciudad si se ejecutan los proyectos.

También se dio el visto bueno a acciones como la modificación del PECH para proteger las 'lamas' del Mercado del Val durante las obras de rehabilitación que se iniciarán en 2014, o el estudio de detalle que otorgaría la condición de urbanizable a un terreno situado junto al centro Zambrana sobre el que pesa una sentencia que obligaría al Ayuntamiento a indemnizar con 96 millones de euros a los propietarios a quienes se expropió la parcela en los años 40 del Siglo pasado.