Más de 3.000 personas de todo el noroeste se manifiestan en León a favor de las juntas vecinales

Leoneses, asturianos, cántabros y gallegos reivindican en una manifestación el valor de los concejos ante la reforma de la ley de la administración local

SERGIO JORGELEÓN
Manifiestación en León en defensa de las juntas vecinales. / Carlos S. Campillo/
Manifiestación en León en defensa de las juntas vecinales. / Carlos S. Campillo

Sí a los bienes comunales. Sí a la democracia real. Por nuestros concejos. Es el lema que ayer mostraba la primera pancarta de la manifestación en la que participaron más de 3.000 personas en León para reclamar la importancia en el mundo rural de las juntas vecinales, las entidades locales más pequeñas de gobierno que son tan comunes en el noroeste español.

Por este motivo, entre los manifestantes se encontraban cientos de leoneses llegados de prácticamente toda la provincia leonesa, incluido El Bierzo, pero también de Asturias, con cerca de 600 personas, Cantabria y Galicia, con sus banderas así como con decenas de pancartas de apoyo a las juntas vecinales y contra el proyecto de ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, que la semana pasada se ha debatido en el Congreso y está a punto de ser aprobada.

Los gritos en apoyo de las entidades locales se entremezclaron con las arengas contra el PP y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, impulsor de la reforma de la ley que penaliza a las juntas vecinales que no sean capaces de equilibrar sus cuentas. «No al expolio de los bienes comunales» y «León, es y será, paraíso comunal» fueron algunas de las proclamas que se oyeron en el transcurso de la manifestación organizada por la plataforma Frente de Defensa de las Juntas Vecinales y que recorrió las calles del centro de la ciudad.

En el manifiesto, leído por el escritor leonés Pedro Trapiello, se recordó que en España existen más de 3.700 concejos, por lo que se afirmó que la ley, defendida por el diputado popular por León Eduardo Fernández «recoge explícitamente la amenaza de supresión de todas las entidades locales menores», así como «el expolio de sus bienes comunales, que pasarían a los Ayuntamientos, el control de la gestión de sus servicios por parte de las diputaciones o las comunidades autónomas y la imposición de un plazo de tres meses para entregar sus cuentas si no quieren ser disueltas».

«Si esta Ley se aprobase, una diputación o una comunidad autónoma tendría capacidad para decidir cómo se gestionarían los servicios que ofrecen los ayuntamientos y las entidades locales menores», agregó durante su discurso Trapiello, quien apuntó también que «podrán imponer su privatización si no se cumplen una serie de requisitos que igualmente impondrá el Ministerio de Hacienda».

«Las juntas vecinales no suponen ningún gasto, sino un ahorro», subrayó el portavoz de la plataforma convocante, Elías Álvarez, para el que «el sistema de concejo es el que tendrían que llevarse a todos los sitios, la democracia abierta». «No podemos permitir que por la mala gestión de los ayuntamientos hagan pagar el pato a las juntas vecinales que no tienen ninguna deuda», agregó el representante de la asociación. Alertó además de que la supresión de las entidades locales supondría que se «eliminen una forma de vida y muchos puestos de trabajo», además de que «llevarse sus bienes sería quitárselos a sus vecinos para dárselos a no se sabe quién».

Entre los participantes en la manifestación estuvo el procurador de IU, José María González, quien deseó que entre todos se pueda «parar la aberración y el nuevo ataque del Gobierno de Rajoy a los derechos de los ciudadanos». «Defender las juntas vecinales y que los vecinos sean propietarios de sus decisiones significa defender a toda Castilla y León y a toda España ante este nuevo ataque del liberalismo», añadió.

Fotos

Vídeos