Un altercado durante un partido entre benjamines en Valladolid acaba con un hombre hospitalizado

El herido perdió parte del pabellón auricular

JESÚS DOMÍNGUEZVALLADOLID

Según informaron ayer fuentes del Servicio de Urgencias 112, una llamada telefónica alertó a las 12:52 horas de que se había producido una pelea en las instalaciones de la Unión Deportiva Sur, en la que un varón había resultado herido tras ser mordido en la oreja por otra persona.

El suceso se produjo al final del encuentro que disputaban el UD Sur B y el Victoria en edad benjamín, al que el hombre, C. S. C. de 46 años, acudió en calidad de espectador.

Según testigos presenciales, una controvertida decisión del árbitro provocó la discusión entre padres de los dos equipos, la víctima trató de separarlos y fue agredido, por una persona, en primer término, y más tarde, ya en el suelo, por cinco más, que le propinaron varias patadas.

Tras pasar la tarde en observación, el varón, que necesitó cirugía en el pabellón auricular con pérdida de parte del cartílago, fue dado de alta.

Efectivos de la Policía Nacional desplazados al lugar identificaron a dos hombres como autores de la agresión uno de los cuales precisó también atención médica, aunque no intervención hospitalaria, ante los que C. S. C. ha presentado una denuncia.

Asimismo, la Unión Deportiva Sur se plantea la posibilidad de tomar medidas legales en contra de los causantes del altercado, que ya ha sido puesto en conocimiento de la Delegación Provincial de la Federación de Castilla y León de Fútbol, tal y como ha confirmado a este periódico su presidente, Francisco Gómez.

Una vez producida la reyerta, los operarios del campo procedieron a escoltar a los niños de 8 y 9 años de los dos equipos y al colegiado del encuentro, visiblemente nerviosos, a los vestuarios, donde estuvieron hasta que los sanitarios evacuaron al herido.

Tras la presentación de la denuncia, será la Policía la que elabore en los próximos días el atestado al Juzgado de Guardia, quien deberá determinar si tramita las diligencias por un presunto delito de lesiones. Ello conllevaría además de la condena, el pago de los daños estéticos físicos causados, así como los gastos quirúrgicos por su reparación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos