Panrico exigirá a empleados y autónomos apoyo total a su plan de viabilidad para pagar las nóminas

La Junta recuerda a la empresa que la subvención está condicionada, a la vez que advierte a la plantilla de sus limitaciones

Á. BLANCOVALLADOLID

El consejero delegado de Panrico, Carlos Gila, aseguró a los representantes del colectivo de autónomos que dependen de la empresa que tiene la intención de pagar «a la mayor brevedad» el total de la factura de septiembre, según señaló ayer la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) en un comunicado. Panrico anunció la semana pasada que suspendía el abono de las nóminas por falta de liquidez. Las organizaciones de autónomos que representan a los económicamente dependientes de Panrico integradas en ATA engloban al 46% de los más de 1.800 autónomos que trabajan para la compañía de alimentación.

La dirección de la empresa ha condicionado la reanudación de los pagos a la adhesión de todas las partes al plan industrial que Gila tiene previsto presentar para hacer viable la actividad de la compañía. Así lo explicó ayer Fernando Pérez, representante de UGT en el comité de empresa de Valladolid, donde la compañía tiene una planta con 210 empleados de la que además dependen una treintena de distribuidores autónomos. «Exigen el consenso de autónomos, trabajadores y proveedores detalló. Estos últimos ya han sido informados de la parte del plan que les afecta, mientras que a los autónomos solo se les ha explicado a grandes rasgos».

El presidente de ATA-Pan, Antonio Hidalgo, insistió en la necesidad de que el abono se realice en breve, pues los autónomos tienen que hacer frente a gastos como el combustible, el pago del IVA y las cuotas a la Seguridad Social sin haber cobrado.

Pérez, que señaló que los representantes sindicales de la plantilla se reunirán en Madrid con la empresa para conocer los pormenores, teme que la dirección de la compañía que es propiedad del fondo de inversión estadounidense Oaktree «pretenda retrasar el ofrecimiento de detalles sobre el plan completo y exija una aprobación rápida, sin dejar ni tiempo, ni capacidad de reflexión o reacción a los trabajadores».

El comité de empresa se reunió con Jorge Morro, director general de Industrias Agrarias, quien ofreció «el apoyo total de la Consejería de Agricultura a la plantilla, aunque con las limitaciones que tiene al tratarse de un conflicto en una empresa privada». Según señaló Fernando Pérez, el representante de la Junta confirmó a los sindicalistas que todavía no le han sido abonados a la empresa los más de 700.000 euros en ayudas que le fueron ofrecidas en mayo. «Hay requisitos que la empresa tiene pendientes de cumplir señaló el portavoz de UGT y nos ha asegurado que recordarán a la dirección que el pago está condicionado al cumplimiento del compromiso de mantener los empleos y la actividad productiva».