Tráfico pondrá en marcha este lunes una campaña para el control de velocidad

El Ayuntamiento se ha adherido al dispositivo especial, que concluye el día 25, y la Policía Local aumentará las pruebas en las vías de la ciudad

EL NORTEPALENCIA

La Dirección General de Tráfico pondrá en marcha un dispositivo especial de control de velocidad a conductores este lunes en Castilla y León, con el fin de incidir sobre ese factor de riesgo que estuvo presente en el 20,72% de los accidentes mortales del año 2012. Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil aumentarán los controles hasta el día 25 y realizarán unos 20.000 controles diarios de velocidad a conductores que circulen por las carreteras, con un total aproximado de unos 140.000 controles, según se ha informado desde la Delegación del Gobierno.

El Ayuntamiento de Palencia se ha adherido a esta campaña, por lo que la Policía Local aumentará sus controles dentro de las vías urbanas de la capital palentina.

Del 1 de enero al 31 de julio del presente año se han producido 54 accidentes mortales en las carreteras de la comunidad, que causaron la muerte a 67 personas y heridas graves a 26. En nueve de esos accidentes, la velocidad intervino como factor «concurrente principal» de los mismos aunque en cualquier caso la velocidad excesiva es un «agravante» de las consecuencias de los accidentes.

En 2012 fallecieron tres peatones por accidente de tráfico en zona interurbana en Castilla y León. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, los peatones incurren en un riesgo de en torno al 80% de morir atropellados a una velocidad de impacto de 50 kilómetros por hora, mientras que el riesgo se reduce a un 10% con una velocidad de 30 kilómetros por hora. A partir de una velocidad de 80 kilómetros por hora, las posibilidades del peatón de no resultar muerto son «prácticamente nulas».

Para los ocupantes del automóvil, el llevar puestos los cinturones de seguridad en coches bien diseñados puede proporcionarles protección para una velocidad máxima de 70 kilómetros por hora en impactos frontales y de 50 kilómetros por hora en laterales. Asimismo, la velocidad tiene impactos «muy significativos» sobre el medio ambiente, dado que el nivel de emisión de gases nocivos (fundamentalmente monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, hidrocarbonos y material particulado), el consumo de combustible y el ruido emitido por los vehículos están directamente relacionados con la velocidad.

La Ley de Seguridad Vial y el Reglamento General de Circulación fijan la normativa aplicable a los límites genéricos y específicos de velocidad en adelantamiento y en distancias entre vehículos y el incumplimiento de estas normas está tipificado como infracción «grave» o «muy grave», sancionadas con multas de hasta 600 euros.

En el artículo 65 de la Ley se tipifica como infracción «grave» o «muy grave» la conducción de vehículos que no respetan los límites de velocidad reglamentariamente establecidos, hecho que contemplaría la pérdida de entre dos y seis puntos del carné, según el exceso de velocidad cometido.