Puente Agudín celebra el día de la Montaña más multitudinario de los últimos años

Los cocineros del CIT de Velilla elaboraron 400 kilos de carne del tradicional guiso del pastor

JOSÉ CARLOS DÍEZCARDAÑO DE ABAJO
Cientos de personas esperaban la cola para recibir su ración de guiso del pastor en la campa de Puente Agudín / JOSÉ CARLOS DIEZ/
Cientos de personas esperaban la cola para recibir su ración de guiso del pastor en la campa de Puente Agudín / JOSÉ CARLOS DIEZ

Velilla, Cardaño, Alba de los Cardaños o Guardo son algunas de las localidades que más visitantes enviaron este fin de semana hasta Puente Agudín para participar en la jornada de exaltación de la Montaña Palentina, pero los participantes en la fiesta llegaron de toda la geografía nacional. Algunos de lugares más o menos cercanos, como Saldaña, Palencia o Burgos, pero en algún, caso como Tarragona o Melilla, fueron las procedencias de otros visitantes que han hecho que este año la fiesta se haya convertido en una de las más multitudinarias de los últimos años.

Los primeros en llegar a la campa fueron Maximiliano Rebanal y Salvador Varela que, junto a Ángel Martínez, son los protagonistas de la jornada. Estos cocineros del CIT llevan los mismos años en la organización como la propia fiesta, es decir, cuarenta y un años. Durante este periodo han condimentado la misma comida, un sabroso guiso del pastor que atrae a gran parte de los visitantes de esta fiesta.

A las nueve de la mañana ya estaban allí para comenzar a prender la hoguera, con la leña de que disponían, que este año han tenido que recoger personalmente en dos ocasiones. «Normalmente utilizábamos desperdicios de madera de la mina, pero al haber cerrado, hemos tenido que ir a recoger la leña, de roble y haya. Aunque hemos tenido que ir dos veces, porque trajimos la leña el jueves y nos la robaron, por lo que tuvimos que volver a recoger más» explicaron. Cuatrocientos kilos de carne para veinte calderetas en las que, después de la preparación de los ingredientes, «hacemos el guiso en crudo, con la carne de cordero, le echamos agua fría, vino blanco, sal, guindilla, aceite, laurel, pimentón y pimienta negra», cuentan los cocineros, quienes aseguran que el secreto para que cada año esté más sabroso «es el cariño y la paciencia». «Intentamos hacerlo cada año mejor», agregan los cocineros, que concluyen que lo que más les gusta es «la propia preparación y el hecho de que la gente venga a felicitarnos, porque es la recompensa de un trabajo bien hecho y eso da mucha satisfacción».

Tras la misa y el pregón, que ofreció el subdelegado del Gobierno en Palencia, Luís Miguel Cárcel, se procedió a repartir los centenares de raciones a los comensales, que desde un par de horas antes, guardaban ya cola para poder hacerse con una ración de esta degustación.

El reparto lo llevaron a cabo el subdelegado del Gobierno, Luis Miguel Cárcel; el presidente de la Diputación, José María Hernández; el delegado de la Junta de Castilla y León en Palencia, Luis Domingo, y los diputados provinciales Ana Asenjo y Urbano Alonso, y , así como los alcaldes de Velilla del Río Carrión y de Guardo, Gonzalo Pérez -que también es diputado- y Juan Jesús Blanco, respectivamente. Durante la tarde, los centenares de personas que acudieron a la campa a comer, pudieron disfrutar de la carrera de burros y de la música del Trío Estrella.

Aunque ayer fue el día, los actos de la fiesta de exaltación de la Montaña Palentina comenzaron el comenzó el sábado, al mediodía, cuando se realizó la primera visita guiada a la cueva de Agudín, con guías expertos de Velilla y de la Unión Espeleológica Vallisoletana. Este ha sido sin duda, uno de los actos estrella de este año, que ha resultado un éxito después de que decenas de personas se tuviesen que quedar sin entrar al superar el aforo máximo permitido, establecido en quince personas. Por la tarde, la cola era incluso mayor. A las 17:00 horas, comenzó la segunda de las visitas, con los mismos problemas de aforo que por la mañana, lo que demostró que la petición que en anteriores ediciones de la fiesta realizó el presidente del CIT, sobre hacer visitable la cueva de Agudín, no es en balde, sino que tendría suficientes visitantes.

Otra de las novedades con las que contaba este año la fiesta de Puente Agudín fue la presencia de un mercado artesano, en el que se pudieron encontrar desde dulces, hasta libros, pasando por un herrero y artesanos del cuero.

Ya por la tarde se celebró la primera carrera de montaña Puente Agudín-Peña el Tejo-Puente Agudín, que contó con multitud de premios para los corredores, que tuvieron que salvar un desnivel de 600 metros, tanto positivos como negativos. En esta carrera, tomaron parte 60 corredores, procedentes de Palencia, Tarragona, Melilla, Madrid, Rioja, Navarra, Valladolid, Asturias o Burgos, sin olvidarse de los cercanos Guardo, Cervera, Aguilar o Reinosa (Cantabria).

El vencedor de la prueba fue el corredor Raúl Cámara, de Burgos, que hizo un tiempo de 1 hora, 3 minutos y 33 segundos. En la categoría femenina, la primera en pasar por meta fue Alma de las Heras, de Palencia, que terminó en 1 hora, 17 minutos y 5 segundos.

Para reponer fuerzas, los corredores, al igual que los visitantes, pudieron degustar las migas del pastor, que Pedro Vargas había preparado con esmero durante más de ocho horas al estilo más tradicional, tal y como le enseñó su padre y le recordó un vecino del pueblo.

Aunque él asegura que este año le quedaron un poco húmedas, la verdad es que la gente le felicitó por la buena mano. Y es que no es fácil conjugar en cuatro calderetas las migas de catorce hogazas grandes de pan y darle el toque justo de ajo, aceite y agua.

Según explicaba Vargas, «las migas del pastor, cuantas más vueltas mejor. Las migas del gañán, en dos vueltas están», justificando las ocho horas de trabajo el día anterior, ya que «las migas se hacen con pan posado, o el día anterior».

Para concluir el sábado, se celebró concurso de rana y la fiesta de la sidra, a la que siguieron el concierto de Cadavieco y el monólogo del monologuista guardense Kodro, que completarán la jornada junto a la Discoteca Nassira.