Sanabria estrenará en julio once cámaras de vigilancia contra el fuego

Zamora es la segunda provincia en adherirse al novedoso proyecto de la Junta, que desde 2011 ya se desarrolla en Soria

ISABEL G. VILLARROELSORIA

La Junta ultima el operativo que pondrá en marcha en época estival para controlar los incendios forestales y que se detallará en los próximos días. Este año ha cambiado el paisaje en todas las provincias, se ha incrementado notablemente la vegetación por la prolongada temporada de lluvias intensas, sin embargo la campaña contra incendios se desarrollará condicionada por la meteorología durante el verano con una evaluación semanal.

Los profesionales han tenido que sofocar en los primeros cuatro meses de este año 116 incendios que calcinaron 501 hectáreas, tan sólo 20 de ellas eran arboladas. Desde la consejería de Medio Ambiente califican este número de incendios y la superficie afectada como «prácticamente testimonial». Sin embargo no se puede bajar la guardia y el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, ya ha anunciado que «el operativo de este año será suficiente y eficaz, dimensionado en función del riesgo de incendios para optimizar los medios y recursos, y desplegado al máximo en época de mayor peligro». Añadió que la Junta desplegará «todos los medios humanos y técnicos buscando la eficacia y eficiencia con los puestos y cámaras de vigilancia».

1,2 millones de euros

En este sentido, la provincia de Zamora se unirá este año al proyecto de Cámaras de Vigilancia y Detección de Incendios puesto en marcha en Soria hace siete años. Será Sanabria la que abra al funcionamiento de once cámaras instaladas de detección de incendios y comunicaciones y cinco torres de comunicaciones, además de la dotación de los equipos para su manejo en el Centro Provincial de Mando ubicado en Zamora.

Para colocarlo todo, se han invertido 1.250.000 euros. Tras superar los trámites administrativos pertinentes para la ubicación de las torres de vigilancia y de comunicaciones consensuado con los ayuntamientos de la comarca afectados, comenzaron las obras y la ubicación de las cámaras. En la actualidad se encuentran en servicio 5 torres, pero en el mes de julio el sistema operativo estará totalmente terminado, según fuentes de la Consejería. Paralelamente se ha realizado la formación del personal del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Zamora.

19 cámaras en Soria

Los montes de la provincia de Soria cuentan ya con un total de 19 cámaras térmicas que vigilan la superficie forestal de la provincia, un proyecto piloto que se inició en 2006 con la instalación de ocho cámaras localizadas en la zona norte y este de la provincia; posteriormente se amplió el sistema con cinco cámaras más, y así hasta que en 2011 se desarrolló una tercera ampliación de la red de vigilancia, que ha permitido abarcar una superficie vigilada de más de 380.000 hectáreas.

La provincia de Soria es una de las zonas de España con menor índice de incendios forestales. Esto se debe en gran parte a la concienciación de sus habitantes, ya que su mayoría viven en el medio rural y tienen un gran interés por «sus montes», como ellos proclaman. Nada extraño si se tiene en cuenta que los aprovechamientos madereros son el principal sustento de la economía local. El total de la superficie de la provincia asciende a 1.028.700 ha, de las cuales la superficie forestal es 597.402 ha, lo que representa más del 58% del total.

La red de cámaras térmicas permite la localización de focos de incendio en tiempos óptimos en entornos aislados y alejados de zonas habitadas en las que difícilmente se puede detectar un conato de incendio, en un tiempo breve, mediante la simple inspección visual y en condiciones ambientales adversas tales como niebla, humo baja o nula luminosidad, calima, entre otros. «Este sistema facilita las posteriores labores de extinción gracias al seguimiento termográfico y a tiempo real de los focos de incendio así como su localización precisa sobre la cartografía disponible de la zona», explica el jefe del servicio de Medio Ambiente de Soria, José Antonio Lucas.

El responsable de la Consejería asegura que con esta medida se ha logrado integrar en un solo sistema una cámara térmica infrarroja, cámara de altas prestaciones, sistema de georreferenciación, equipos de comunicaciones, equipos de control informático y estaciones meteorológicas.

En cuanto a su ubicación, las cámaras están colocadas en altas torres de celosía en el monte, en emplazamientos escogidos en función de sus cuencas visuales y entorno de protección.

Se encuentran en estado de observación continúa las 24 horas, siendo capaces de detectar cualquier foco de calor en un radio de detección de entre ocho y diez kilómetros en un perímetro oscilante de 360 grados. Disponen además de un tiempo límite de detección de ocho minutos en modo automático, y en el momento en el que las cámaras detectan alarmas llega la información al centro de control ubicada en la Delegación de la Junta en el que se dispone de herramientas de gestión, información geográfica, diagnósticos y telecontrol.

En Castilla y León tan sólo la provincia de Soria y la de Zamora se sirven de estas cámaras para la ayuda de la extinción de los incendios, pero pronto lo hará León, donde ya se desarrollan trabajos de campo y se estudia su ubicación junto con el gobierno gallego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos