Fallece el escritor y pintor afincado en Arévalo José Antonio Arribas

Ayer fue trasladado al Hospital Clínico de Valladolid tras sufrir una fuerte crisis cardiaca

EL NORTEÁVILA
José Antonio Arribas. / F. G. M./
José Antonio Arribas. / F. G. M.

El pintor y escritor afincado en Arévalo, José Antonio Arribas Avilés, ha fallecido repentinamente esta madrugada en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, donde ayer fue trasladado desde Arévalo tras sufrir una fuerte crisis cardiaca.

Nacido en Madrid en 1943, aunque descendiente de la localidad terrarevalense de Palacios de Goda, el artista se afincó en Arévalo a finales de los años setenta. Entonces creó la Bienal Internacional de Pintura Ciudad de Arévalo, un evento que se consolidó en la década de los ochenta y que supuso un cambio en la forma de ver la cultura en la villa abulense, con exposiciones de categoría internacional, que atrayeron a los mejores críticos de arte. Asimismo, durante esa época, formó parte de la asociación cultural El Terral de la que llegó a ser presidente.

Posteriormente, colaboró con el municipio en la organización de importantes exposiciones en la iglesia de San Miguel, que se celebraban dentro del programa 'Arévalo Cultural' y que completaba la Feria de Muestras. En su faceta crítica, ha sido articulista colaborador en la revista 'La Llanura' que edita la asociación de Cultura y Patrimonio La Alhóndiga.

Inició su primer contacto con la pintura junto al maestro canario José Aguiar. Se formó en el Círculo de Bellas Artes y la Escuela de Artes Aplicadas, culminado su fase académica hacia 1974. Dos años más tarde, se inicia con la 'Serie Roja', un ciclo dedicado al informalismo matérico, atento, limpio, con esmerada factura, en su caso, y trabajando el óleo sobre temple en un modelado de las superficies que como extremo, cae en lo escultórico.

Con estas premisas, desde 1983, su pintura se inscribe en una figuración de temáticas castellanistas, series de casas, desvanes, fachadas y corralones, desde la óptica siempre de un realismo poético, para algunos hiperrealista. En 1990, en su serie 'Desastres Iconográficos', se abre a una mayor internacionalización de su temática figurativa.

El artista ha colaborado con el grupo Trasgo y es autor del libro de poemas 'Alcaraván y asfalto' editado en Madrid en 1979, ilustrado por el también pintor Javier Serna-Avendaño.

Fotos

Vídeos