Dioses y mortales en la cumbre

Profesionales de las carreras de montaña y aficionados de esta modalidad comparten una jornada maratoniana en Barruelo de Santullán

J. A. PARDALBARRUELO
El ganador Jokin Lizeaga. / Eladio Lantada/
El ganador Jokin Lizeaga. / Eladio Lantada

Mezcla curiosa la que se dio ayer en la línea de meta de la VI Integral del Valdecebollas, que se convirtió en un ir y venir de corredores, familiares y curiosos y aficionados durante las siete horas del evento. Solo en una carrera de este tipo, atletas de toda clase y condición, desde los de la más absoluta élite hasta los que se aproximaron por primera vez desde el mundo amateur a una de estas pruebas, pueden compartir escenario.

El propio ganador de la carrera absoluta, el guipuzcoano Jokin Lizeaga, es sin duda el corredor de mayor renombre que participó en la prueba, puesto que venía de conseguir un sexto puesto en la Zegama 2013, perteneciente a la Copa del Mundo de Carreras por Montaña, una competición en la que es un habitual entre los diez primeros de la clasificación. Lizeaga defendía en sus declaraciones ante el 'speaker' de la prueba este tipo de competiciones y su capacidad para desmontar todos los planes de entrenamiento que «hasta ahora estaban basados en el atletismo más tradicional» y que hacen que corredores como él hayan completado los 42 kilómetros de esta prueba en menos de cuatro horas cuando hicieron lo mismo hace tan solo una semana. Una circunstancia esta que es prácticamente imposible que se dé entre los que se dedican a las pruebas atléticas más tradicionales y que el ganador achacó a que «ellos ganan mucho dinero, mientras que nosotros lo hacemos por afición y eso nos hace competir más a menudo».

Lizeaga compartió caminos con otros muchos corredores, desde el leonés Manuel Merillas, que logró el segundo puesto, hasta otros mucho más modestos como aquellos que llegaron a la meta más de tres horas después del primer clasificado. Entre medias, algunos como la palentina Nuria Domínguez, hermana de la campeona palentina Marta Domínguez.

La línea de meta se animó primero con la salida de los corredores de la maratón y después con la llegada de aquellos que optaron por la modalidad de media integral, una carrera que sirvió para democratizar aún más este tipo de competición.

Fotos

Vídeos