200 personas se manifiestan en Valladolid contra el cierre de los servicios ferroviarios en la región

La UGT advierte que la clausura de trenes beneficiará a las empresas de transportes privadas de carretera

J. MORENOVALLADOLID
Manifestación celebrada hoy en Valladolid contra la supresión de servicios de trenes. GABRIEL VILLAMIL/
Manifestación celebrada hoy en Valladolid contra la supresión de servicios de trenes. GABRIEL VILLAMIL

Alrededor de 200 personas, entre ellas alcaldes, concejales del PSOE, trabajadores de Renfe y usuarios de trenes se manifestaron este mediodía en Valladolid contra el cierre de los servicios ferroviarios en líneas que transcurren por Castilla y León, una decisión que según expresó, Felipe de Diego, secretario de Transportes de UGT, podría producirse a comienzos del mes de junio. El Ministerio de Fomento, que dirige la ministra Ana Pastor, anunció a finales del pasado año su intención de cerrar aquellos servicios que tuvieran ocupación de viajeros inferior al 15%, y se comprometió a «garantizar los desplazamientos por carretera» de los vecinos afectados por la falta de trenes.

Precisamente, en la concentración estuvieron presentes los regidores socialistas de Medina del Campo, Teresa López, y de Puebla de Sanabria, José Fernández, así como concejales del Ayuntamiento de Valladolid, Óscar Puente y Javier Izquierdo, y procuradores como Jorge Félix Alonso (Valladolid, Julián Simón de la Torre (Burgos) y Julián López (Palencia).

Para la alcaldesa de Medina del Campo, «la cancelación de servicios perjudicará gravemente la comunicación de los medinenses con la capital vallisoletana y mucho nos tememos que se haga en beneficio de las compañías de transporte por carretera». López rechazó la pretensión de Ministerio de Fomento de que se puedan mantener los servicios si los ayuntamientos afectados corren con el déficit económico por la falta de viajeros. «Qué nos digan cómo vamos a pagar si tanto el Gobierno central como la Junta no nos dan la financiación ni para los servicios básicos», apostilló Teresa López.

El sindicato convocante de este acto, UGT, volvió a pedir al consejero de Fomento, Antonio Silván, que intervenga cuanto antes para frenar el desmantelamiento de las líneas de ferrocarril convencionales en Castilla y León, «ya que nos tememos que quieran expulsar de las mismas al tráfico de viajeros para dejarlas libres para el transporte de mercancías, que caería en manos de las compañías privadas en la futura liberalización de servicios que prepara Adif y Renfe».

Pérdidas por billetes

Por su parte, la compañía estatal difundió hoy un comunicado en el que dice que el plan previsto «compatibiliza la racionalización del gasto con la continuidad de los servicios, aprovechando sinergías. De este modo, trenes de larga distancia podrán prestar cobertura a estos usuarios, y en otros trayectos podrán sustituirse con otros modos de transporte. Además, se pondrán en marcha mejoras de los horarios y el uso de trenes más pequeños».

Respecto a las pérdidas que el Ministerio de Fomento alega que se registran, Renfe dice que «el 51,7% de los trenes se destinan a cubrir servicios que sólo utiliza un 16% de los viajeros y presentan un aprovechamiento inferior al 15%. En estos servicios de menor aprovechamiento, se dan casos en los que el Estado llega a aportar hasta 371 euros por billete, frente a los 11 euros que paga el viajero», dice la compañía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos