Una discípula de Kierkegard en Tudela

Beatriz Carranza, alumna del IES Río Duero, representará a España en la XXI Olimpiada Filosófica Internacional

J. FERNÁNDEZTUDELA
Beatriz Carranza junto a sus profesores. / J. F./
Beatriz Carranza junto a sus profesores. / J. F.

Con ilusión, optimismo y como una motivación extra en su vida. De esta manera afronta el reto la alumna del IES Río Duero de Tudela, Beatriz Carranza Peñas, seleccionada para representar a España en la XXI Olimpiada Filosófica Internacional que se celebra en Odense (Dinamarca) del 16 al 19 de mayo. Todo un privilegio para esta joven de 17 años, que estudia primero de Bachillerato en la modalidad de Ciencias. «Significa mucho para mi, aunque no soy consciente y no me he dado cuenta todavía de lo que he logrado. Eso sí, le he echado muchas horas al tema», comenta Beatriz, vecina de Tudela.

Después de pasar el corte de la fase regional, su trabajo sobre el filósofo y teólogo danés del siglo XIX, Soren Kierkegard al que se considera padre de la teoría del existencialismo también fue elegido por el comité nacional junto a otro de Salamanca. A la dificultad de destacar entre tanta competencia hay que añadir que el tema está escrito en francés al igual que el ensayo que tendrá que elaborar Beatriz durante cuatro horas como prueba principal de la Olimpiada Internacional, que conmemora el 200 aniversario del nacimiento de Kierkegaard en este mes de mayo, y que se completa con la estancia y la visita a la citada ciudad danesa, conferencias y talleres, entre otras actividades.

Esta joven comenta que su texto «trata de la desesperación del ser humano en función de varias cosas y la angustia que puede alcanzar la desesperación porque al buscar el 'yo' te desesperas de distintas maneras». Los profesores que han corregido los trabajos «han valorado mucho la originalidad del enfoque y que se haya atrevido con un idioma como el francés porque no se puede escribir en el lenguaje materno y hay que elegir entre tres lenguas extranjeras (francés, inglés o alemán)», añade Miguel Santa Olalla, profesor de Filosofía del IES Río Duero.

A la cita de Odense van a acudir estudiantes que representan a más de una treintena de países de los distintos continentes del Mundo por lo que otra de las grandes inquietudes para la alumna de Tudela «es que va a estar con gente de mi edad y de otros países y eso supone una gran oportunidad para conocer culturas y lenguas diferentes», señala Beatriz, que destaca como sus principales aficiones la literatura, escribir y la música ya que toca el saxo en la Escuela Municipal de Música.

Una vez que los profesores evalúen los trabajos de la Olimpiada se conceden tres premios y varias menciones honoríficas. «No voy pensando en ir a ganar, voy a aprender y a vivir una experiencia nueva que contaré a mis nietos bromea. Para mi ya sería un logro y un orgullo obtener una mención porque es muy complicado llegar hasta donde he llegado. Mucha gente va en plan competitivo y además va a haber alumnos de segundo de Bachillerato que parten con más contenidos y recursos aprendidos», destaca Beatriz, que va a contar con el apoyo de su familia y de Miguel Santa Olalla durante la cita. Por eso en las últimas semanas se prepara en los recreos repasando la historia de la filosofía para equipararse con los conocimientos que ya tienen sus compañeros. También está leyendo bastantes textos filosóficos e incrementando las clases de francés buscando sinónimos de distintas palabras para no repetir términos en el ensayo final.