La peligrosidad del firme de chapa de la pasarela del Museo de la Ciencia veta el tránsito con perros

El Ayuntamiento, que ha colocado una señal de 'prohibido canes', aclara que se trata de «una recomendación para evitar lesiones»

J. S.VALLADOLID
El llamativo cartel colocado por los operarios municipales al inicio de la pasarela del Museo de la Ciencia. / G. Villamil/
El llamativo cartel colocado por los operarios municipales al inicio de la pasarela del Museo de la Ciencia. / G. Villamil

Un llamativo cartel inédito en la capital para una vía de paso advierte desde finales de la semana pasada de la prohibición de atravesar con perros la pasarela peatonal del Museo de la Ciencia. Eso, al menos, es lo que reza literalmente una visible señal que ha sorprendido a los viandantes de este paso sobre el Pisuerga que une los barrios de Parquesol y del Cuatro de Marzo.

Y no es una broma, ya que el poste es de titularidad municipal y fue colocado días atrás por los operarios del Ayuntamiento. «Se trata de una advertencia para que los dueños de las mascotas sepan que estas pueden resultar lesionadas si cruzan por la pasarela debido a las perforaciones del suelo de chapa», quisieron aclarar ayer fuentes municipales antes de explicar que la decisión se tomó después de recibir quejas por parte de tres propietarios, cuyos canes «sufrieron daños en las patas».

Así que el cartel de 'prohibido perros' no supone que los dueños que decidan pasar con sus mascotas por la pasarela vayan a ser multados. «Es una mera recomendación y en ningún caso se va a sancionar a nadie, ya que el objetivo es avisarles de lo que puede ocurrir después de haber comprobado cómo a algunos perros se les quedaron enganchadas las uñas de las patas en los agujeros de las chapas del firme de la pasarela y se las arrancaron», según resumen las fuentes municipales consultadas.

Homologadas para 'humanos'

Lo sorprendente de la recomendación, al margen de que la señal no hace alusión a este consejo, es que llega apenas dos meses y medio después de que el propio Ayuntamiento inaugurara precisamente el nuevo firme de chapa perforada de la pasarela del Museo de la Ciencia, que vino a sustituir al piso original de madera instalado el 28 julio de 2004 día de su apertura oficial.

Pero las placas de aluminio antideslizante, cuya instalación costó 180.000 euros, se colocaron precisamente para facilitar el tránsito de personas dado que evitan los resbalones, tan habituales con el firme anterior el agua se filtra ahora por las perforaciones, y los tropiezos en los boquetes de los viejos listones de madera fruto de su deterioro. Las obras de colocación del nuevo firme comenzaron a principios de enero y finalizaron el 22 de febrero.

Pero nadie pensó en el paso de animales. «Son placas homologadas para el tránsito de peatones, como es lógico, aunque después de recibir las quejas de los dueños se decidió colocar esta señal para advertir de que el suelo de chapa puede causar lesiones a las mascotas», reconocen las mismas fuentes municipales.

De forma que en adelante serán los dueños los que deberán decidir si se arriesgan a pasar con sus canes.

Fotos

Vídeos