Vallelado formaliza ante la Junta la petición para recuperar la ESO rural

La rectificación del presidente Herrera abre las puertas a la demanda de la localidad segoviana para restituir los cursos perdidos el año pasado

C. B. E.SEGOVIA
Protesta de vecinos, padres y alumnos de Vallelado el año pasado en el colegio de la localidad. / Cruz Catalina/
Protesta de vecinos, padres y alumnos de Vallelado el año pasado en el colegio de la localidad. / Cruz Catalina

El pasado martes saltó la noticia en las Cortes regionales para regocijo de los entornos amenazados y soliviantados. La Junta de Castilla y León, por boca de su presidente, echaba marcha atrás en su decisión de suprimir la ESO rural que por el momento se imparte en centros de Infantil y Primaria. Para el curso que viene estaban condenados 19 pueblos de la comunidad autónoma, cuatro de ellos en la provincia: Navas de Oro, Riaza, Cantimpalos y Turégano.

Todos recibieron la rectificación de Juan Vicente Herrera con alivio. Por ese trago de la desaparición de unidades ya pasaron otros 53 pueblos castellanos y leoneses el año pasado. Este ejercicio escolar sus vecinos y las familias han visto cómo tenían que cerrar esas clases de sus colegios y cómo sus alumnos se han de trasladar a diario a otros centros de referencia que sí cumplen las especificidades educativas requeridas.

En su intervención, el máximo responsable del Ejecutivo regional abrió las puertas para que aquellos términos que perdieron la ESO rural puedan optar a recuperarla. En la planificación del curso en vigor 2012-2013, los colegios segovianos de Vallelado, Sacramenia, Olombrada y Abades no reunían las condiciones de la Consejería de Educación. La Administración autonómica aplicó entonces la norma y suprimió esas enseñanzas de secundaria, no sin que antes la movilización ciudadana dejara constancia de su rechazo a una medida que consideraban incoherente y contradictoria con los objetivos de fijar población en las zonas rurales.

Vallelado fue uno de los municipios que más ruido hizo. Las protestas se sucedieron el año pasado, desde el momento en que se conocieron los planes de la Junta. Ahora, la rectificación de Juan Vicente Herrera les brinda una nueva oportunidad para luchar por recuperar a partir del curso que viene el primer y segundo ciclo de la ESO en el colegio de la localidad.

Que Educación lo reconsidere

Así lo ha declarado la alcaldesa, Rebeca Cobos, quien después de haberse reunido con la asociación de padres de alumnos del centro y de consensuar la reclamación, ha dado el paso de solicitar formalmente a la Junta de Castilla y León la restauración de estas clases. La petición de que la ESOrural vuelva a Vallelado ya está en el registro de la Dirección Provincial de Educación, que ahora tendrá que estudiar el caso para decidir si se restituyen estas aulas perdidas hace un año.

La regidora confía en que la Junta de Castilla y León «recapacite» y reconsidere el cierre. Sin embargo, el presidente Herrera ya advirtió en su discurso de hace ocho días que la Consejería de Educación pondría en marcha en breve una batería de medidas para enmarcar la oferta educativa que tanta polvareda ha levantado. La primera, la aplaudida por fuerzas políticas, ayuntamientos y padres de conceder una prórroga de cuatro cursos a las enseñanzas de la ESO en esos 19 pueblos de la comunidad con centros de Infantil y Primaria. Así que, Riaza, Navas de Oro, Turégano y Cantimpalos se 'salvan' por el momento del cierre.

Condicionantes

Otra de las condiciones que anunció el líder del Gobierno regional fue que a esa moratoria de cuatro cursos podrán acogerse los 53 pueblos en los que se suprimió la ESO este curso. Pero con un pero que han de cumplir. Esa condición es que ha de haber un mínimo de diez alumnos en primero y otros diez en segundo, o bien diez en primero y siete en segundo si están a 47 kilómetros de un centro de referencia. Y es aquí, en este punto donde las ilusiones de Vallelado podrían verse cercenadas porque las inscripciones de alumnos no satisfacen estos requisitos oficiales para poder optar a la recuperación de las unidades suprimida. Aún así, la reclamación ya está enviada, ratifica la alcaldesa, quien califica de «ilógico» que se mantuvieran estos parámetros porque significaría que por «un lado te abren la puerta para que pases y por otro te prohiben el paso».

De momento, no hay constancia de que los otros tres municipios que perdieron la ESO rural este curso Sacramenia, Abades y Olombrada hayan seguido el mismo camino que los vecinos Vallelado.