Valladolid presentará el Festival Culinario del Lechazo en el XXVII Salón de Gourmets

Los restaurantes servirán lechazo en todo tipo de modalidades, del asado en cuartos a la tapa, del 6 al 12 de mayo

N. C.Valladolid

Valladolid vuelve a sorprender con una nueva cita gastronómica. Del 6 al 12 de mayo, de lunes a domingo, celebrará el Festival Culinario del Lechazo, una jornada que será clausurada el lunes 13 de mayo con un homenaje al lechazo churro castellano con motivo de la fiesta patronal de la Ciudad, San Pedro Regalado. La presentación de estas jornadas del lechazo tendrá lugar el próximo jueves, 11 de abril, en el marco del XXVII Salón de Gourmets, en la Feria de Madrid.

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, dará a conocer los detalles de este encuentro culinario durante una degustación gastronómica protagonizada por las chuletillas de cordero lechal de raza churra, el pan candeal de Valladolid y los quesos de Entrepinares. La cita será el jueves, 11 de abril, a las 14:00 horas, en el Taller de los Sentidos, que se desarrollará en el Pabellón 4 de Ifema.

Con vinos de Valladolid

El ágape será elaborado y servido por los profesores y alumnos de la Escuela Internacional de Cocina Fernando Pérez de Valladolid. Durante la presentación se saborearán vino blanco de Yllera Verdejo Vendimia Nocturna, rosado Monasterio de Palazuelos de Bodegas de Alberto (Rueda) y tintos Dehesa de los Canónigos y Emilio Moro (Ribera del Duero).

El lechazo es el emblema gastronómico principal de Castilla y León, región caracterizada por sus asados en horno de leña célebres en diversas poblaciones de la comunidad.

Con el Festival Culinario del Lechazo, Valladolid reivindica la versatilidad gastronómica de un producto singular, propicio a numerosas interpretaciones culinarias. Los restaurantes vallisoletanos, por tanto, desplegarán un repertorio de especialidades con lechazo tan sugestivas como el lechazo guisado con patatas o alcachofas, los pinchos de lechazo a la parrilla, las manillas de lechal o las asaduras guisadas, la casquería de lechazo en forma de callos, sesos o mollejas, el cochifrito y las hamburguesas de lechal, tapas de autor y, naturalmente, chuletillas de lechal asadas al sarmiento y lechazo asado al horno de leña. Una inmersión, por tanto, en el repertorio inmenso de un producto autóctono por su raza y oportunidad que espera generar un peregrinaje gastronómico intenso de los gourmets devotos del peculiar manjar.