La corporación municipal de Soria incoa el expediente de demolición de dos edificios colindantes a la muralla

Una investigación aclarará la propiedad del monumento

ISABEL G. VILLARROEL

El Ayuntamiento de Soria prosigue con los trabajos en la zona afectada por el derrumbe de parte de la muralla en el centro de la capital, Bien de Interés Cultural desde 1995. Tras la reunión mantenida esta mañana entre el alcalde de la capital Carlos Martínez, la subdelegada del Gobierno en Soria María José Heredia y el delegado de la Junta en Soria Manuel López, todas las instituciones abrirán una investigación para aclarar la propiedad del monumento. No obstante será el Ayuntamiento quien inicie las obras de urgencia tras el derrumbe.

Carlos Martínez ha explicado los trabajos que se desarrollan en la zona para dar una respuesta inmediata a los vecinos con la delimitación y vigilancia del área afectada para evitar riesgos, la retirada de escombros, que concluyó el mismo día del derrumbe, la actuación en el local de Cuadrilla afectado por los cascotes y la incoación del expediente de demolición por ruina inminente de los edificios de la calle Puertas de Pro 36 y 38 lo que conllevará la demolición parcial de ese tramo de muralla.

El Departamento de Urbanismo ha notificado hoy mismo a los propietarios la necesaria demolición de los dos inmuebles y si no se ejecuta la realizará el Consistorio de forma subsidiaria. «Es una situación de riesgo y vamos a actuar para minimizarlos también sobre el paño de muralla que esté peor y necesitamos lógicamente la autorización de Patrimonio», ha indicado el alcalde.

El responsable municipal ha añadido que «hemos puesto encima de la mesa la necesidad de buscar soluciones. Ni los edificios ni las murallas van a esperar a un expediente de investigación, ni a largas y tediosas reuniones. Hay que dar solución al problema y no enfrascarnos en otra cosa. Hemos dado una respuesta rápida, por encima de nuestras competencias para tener la ciudad en condiciones, y ahora toca a todas las administraciones trabajar a medio plazo. Lo que hemos planteado es una pregunta clara: qué hacemos entre todos con la muralla, con su restitución y con la recuperación del paño que se ha caído». Desde el Ayuntamiento se pide máxima diligencia para actuar y si es necesario un expediente de investigación para aclarar la titularidad de la misma que se haga con celeridad y que paralelamente se establezca un acuerdo a tres bandas y no se diluya bajo el informe cualquier actuación.

Carlos Martínez ha querido ser optimista tras la reunión y ha indicado que «el tiempo nos dirá el grado de compromiso de cada parte. Lo que queremos es sumar, retirar problemas y por ello hemos avanzado en todo los trabajos urgentes para evitar riesgos, pero debemos encarar el problema del medio plazo y para ello confío en la implicación de las administraciones. La ciudad de Soria no puede esperar a que se resuelva un expediente en uno o dos años con una zona olvidada. Vamos a comprometernos todos para hacer algo en ese paño de muralla».

La Junta ha brindado colaboración técnica desde Patrimonio para redactar el proyecto y así cuantificar el coste económico de conservar el paño no caído y el de recrear el derrumbado.