Más de 3.500 personas claman en el centro contra los recortes y el desempleo

La protesta ha partido desde distintas plataformas en defensa de la sanidad, la educación y los servicios sociales públicos

VÍCTOR M. VELAVALLADOLID
Manifestantes durante la protesta de la 'marea ciudadana'./ G. Villamil/
Manifestantes durante la protesta de la 'marea ciudadana'./ G. Villamil

Los movimientos reivindicativos de la ciudad (la plataforma por la educación pública, Stop Desahucios, Parados en Movimiento y representantes de la sanidad, de los servicios sociales, de la función pública, de los colectivos femeninos) han unido esta tarde esfuerzos en una marcha conjunta que partió a las 18:30 horas de la Plaza Mayor y desembocó, en el mismo lugar, una hora y media más tarde, después de recorrer Miguel Íscar, José María Lacort, bordear la Antigua (una conductora quedó atrapada durante más de 40 minutos en la rampa del aparcamiento de Portugalete)_y rematar la marcha por Bajada de la Libertad, Fuente Dorada y Ferrari, donde tomaron la palabra los portavoces de los distintos colectivos participantes.

Triunfaron las camisetas verdes, el color elegido por la Plataforma por la Escuela Pública para dar visibilidad a sus protestas. Pablo García, representante del colectivo, manifestó el rechazo hacia la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) por «clasista, autoritaria, elitista, centralizadora y segregadora» y criticó los recortes en docentes, sobre todo en el medio rural, e inversiones en la escuela pública, mientras crecen los conciertos con la privada.

Ángel Espinosa, con la camiseta amarilla de la justicia, esgrimió una «defensa a ultranza del servicio público del registro civil, ya que con su privatización se quiere regalar a los registradores de la propiedad y a los notarios, que cobrarán tasas y aranceles desproporcionados por trámites tan sencillos como una partida de defunción o de matrimonio». Quinidio Martínez con la camiseta negra de los funcionarios advirtió de que «la gestión está deteriorada cuando se contrata a empresas privadas para hacer trabajo que pueden hacer los funcionarios;_eso es corrupción política».

Y los portavoces de los servicios sociales (naranjas) explicaron cómo han desaparecido casi por completo las inversiones de prevención y cada vez es más complicado el acceso de nuevos usuariso a servicios como la teleasistencia, la ayuda a domicilio o los planes residenciales. Los manifestantes con camiseta blanca reclamaron «un sistema sanitario universal, accesible, de calidad y sin repagos».

Gritos y consignas

La marcha transcurrió con la habitual banda sonora de proclamas contra los recortes, con los políticos y banqueros como principales dianas. Pudieron escucharse consignas como «Mariano, no llegas al verano», «dmitir no es un nombre ruso», «vuestros sobres son nuestros recortes», «Menos asesores y más prodesores». Aunque la marcha finalizó no con reproches ni críticas, sino con un grito esperanzado de los colectivos participantes:_«Sí se puede».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos