La economía de Castilla y León se contrajo el 1,2% en 2012

Todos los sectores productivos cerraron en negativo y solo las exportaciones amortiguaron el desplome

Á. BLANCOVALLADOLID

La caída del Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León se situó en el 1,2% en el conjunto de 2012, después de un cuarto trimestre en el que se aceleró el desplome de la economía (-1,8% en tasa interanual). Aunque el desplome final fue dos décimas menor que el del conjunto de España (-1,4%) y también que el presupuestado por la Junta para el ejercicio (-1,5%), la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ha admitido en la presentación de los resultados que se trata de un «triste consuelo». Desde el punto de vista de la oferta, todos los sectores productivos cerraron en valores negativos, en especial la construcción (-5,8%, con todo, menos malo que el -6,5% de 2011), pero también el resto, que de haber crecido en el año precedente pasaron a caer el 3,3% (agricultura), el 1,7% (industria) y el 0,5% (servicios).

El análisis de la demanda revela que el consumo interno restó 2,5 puntos al crecimiento (los hogares gastaron el 0,6% menos que en 2012; las administraciones, el 4,9% menos y las empresas, el 6,1% menos), mientras que el sector exterior aportó 1,3 puntos, una décima menos que en el ejercicio anterior.

En detalle

Según explica la Junta, el sector primario experimentó una caída del 3,3% en 2012, en contraste con el aumento del 4,3% alcanzado en 2011, observándose un descenso de la producción agraria y una desaceleración de la producción ganadera debido al mal comportamiento de la producción láctea.

La industria experimentó un decrecimiento del 1,7% durante 2012, frente al aumento del 3,1% de 2011. Las ramas energéticas se desaceleraron desde el 8,6% de 2011 al 3,2% en 2012, mientras que las ramas manufactureras pasaron del 2,3% al -3% el año pasado. Las ramas de Metalurgia y productos metálicos, Material de transporte, Alimentarias y Otros productos minerales no metálicos fueron las que más contribuyeron al descenso de la industria en 2012, y únicamente creció la rama de Producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua.

La construcción descendió el 5,8% el año pasado, si bien se trata de un porcentaje menor al contabilizado en 2011 (-6,5%). La edificación residencial y la obra civil suavizaron su comportamiento contractivo, mientras que la edificación no residencial intensificó su retroceso.

Por otra parte, el conjunto del sector servicios experimentó un decrecimiento del 0,5% durante 2012 (0,8% en 2011), apreciándose un peor comportamiento en sus principales componentes. Así, los servicios de mercado pasaron del 1,2% al 0% en 2012. Los servicios no de mercado mostraron descensos a lo largo de todo el año, anotando una rebaja del 2,1% en el conjunto de 2012.

Demanda

Desde el punto de vista de la demanda, el descenso del PIB en 2012 viene explicado por la mayor contribución negativa de la demanda interna, de 2,5 puntos en 2012 (-0,4 puntos en 2011). Por el contrario, el comportamiento del sector exterior fue más positivo y sumó 1,3 puntos al crecimiento del PIB (1,2 puntos en 2011).

El gasto en consumo final decreció el 1,6% en 2012, frente al aumento del 0,4% de 2011. El gasto en consumo final de los hogares bajó el 0,6% en 2012 (frente al crecimiento del 0,5% en 2011), y el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas aumentó su ritmo contractivo, pasando del -0,1% en 2011 al -4,9% en 2012.

En cuanto a la formación bruta de capital (inversión), descendió el 6,1% durante 2012 (-3,4% en 2011). La formación bruta de capital fijo se contrajo en 2012 el -6,2%, cifra superior al descenso del 3,9% del año anterior. La inversión en bienes de equipo decreció el 3,2% (frente al aumento del 2% de 2011) y la inversión en construcción se contrajo en menor medida que el año anterior (el -8,8% en 2012 frente al -9,4% del año antes). Por su parte, la variación de existencias mantuvo un efecto neutro sobre el crecimiento del PIB (como en 2011).

En cuanto al sector exterior, en 2012 se produjo una contribución positiva al crecimiento del PIB, estimada en 1,3 puntos porcentuales, superior a la aportación de 2011 (1,2 puntos). Las exportaciones se desaceleraron y descendieron las importaciones, lo que dio como resultado variaciones del 1,5% y -0,4%, respectivamente, en 2012.

En cuanto al empleo, en 2012 se registraron resultados más negativos que en 2011, reduciéndose los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo el 4,1% en el conjunto del año (superior al descenso del 1,3% de 2011), lo que se tradujo en 38.917 puestos de trabajo menos en 2012 respecto del año anterior.

El empleo descendió en todos los sectores excepto en el primario, donde aumentó el 7,7% frente al 0,7% del año anterior. En la industria se redujo con menor intensidad en 2012 que en 2011 (-0,6% y -2,6%, respectivamente), al igual que en la construcción (-6% y -12,2%, respectivamente). Por otro lado, en el sector servicios se registró un descenso del 5,9% frente al aumento registrado el año anterior (0,5%), debido al peor comportamiento tanto de los servicios de mercado como de no mercado.

IV trimestre de 2012

En la recta final del año pasado empeoraron todos los parámetros y se aceleró la caída del PIB. De hecho, el Producto Interior Bruto de Castilla y León registró una variación interanual del -1,8% en el cuarto trimestre de 2012, un dato tres décimas peor que en el trimestre anterior. La variación intertrimestral pasa del -0,2% al -0,9% en este trimestre». El Valor Añadido Bruto (VAB) del sector primario de Castilla y León registró en el cuarto trimestre de 2012 una contracción del 3,5%, dos décimas más que la observada en el trimestre anterior, con resultados similares en el sector agrario y un peor comportamiento del sector ganadero. El último avance disponible de producción agraria (de diciembre de 2012) muestra un importante descenso respecto a la campaña pasada. En el sector ganadero se aprecia una menor producción, frente al leve aumento observado en el trimestre anterior.

El VAB de la industria registró una disminución del 2,8% en el cuarto trimestre de 2012 (mayor que la observada en el trimestre anterior, que fue del -2,4%), debido al descenso de la actividad productiva de las ramas energéticas y a que el VAB de las ramas manufactureras redujo ligeramente su contracción.

Las ramas energéticas bajaron el 1% interanual (frente al aumento del 1,4% del trimestre anterior): la Producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua cayó en el cuarto trimestre de 2012 en contraste con la subida del trimestre anterior; mientras que la producción de las ramas Extractivas intensificó su decremento en este último trimestre.

Por su parte, las ramas manufactureras registraron una caída del 3,2% en este trimestre, inferior a la del anterior, debido al incremento de la producción de la rama de Papel e impresión, así como al comportamiento menos contractivo de algunas ramas como Material de transporte y Maquinaria y equipo mecánico. La rama de Alimentarias también registró un importante descenso, superior al del trimestre precedente.

En el sector de la construcción se apreció una reducción del 5,8% en el último trimestre del año pasado, una décima mayor que el del tercero (-5,7%), debido a que tanto en la edificación no residencial como en la obra civil se incrementó el ritmo de caída.

Por último, el VAB del conjunto del sector servicios registró un descenso del 1,1% en el cuarto trimestre de 2012, superior en tres décimas al resultado del anterior, consecuencia de la mayor contracción de los servicios de mercado y de no mercado.

En los servicios de mercado la variación anual fue del -0,3% (-0,2% en el tercer trimestre).

Por su parte, los servicios no de mercado redujeron más intensamente su actividad, observándose una disminución del 3,5% (-2,5% en el trimestre anterior).

Desde el punto de vista de la demanda, en el último trimestre del año se redujo la contribución negativa de la demanda interna al crecimiento del PIB, al pasar de 2,9 a 2,7 puntos porcentuales. Por otro lado, el sector exterior disminuyó cinco décimas su aportación positiva en este cuarto trimestre, situándose en 0,9 puntos porcentuales.

El gasto en consumo final descendió el 1,9% interanual en el cuarto trimestre de 2012 (en el anterior se redujo el 1,8%). En el caso de los hogares bajó el 0,9%, porcentaje ligeramente superior al descenso del 0,8% del periodo julio-septiembre, y en el de las Administraciones Públicas cayó el 5% (-5,3% en el periodo precedente).

En cuanto a la formación bruta de capital (inversión), sufrió un decremento interanual del 6,5%, inferior al observado en el trimestre anterior (-7,1%).

La formación bruta de capital fijo redujo su ritmo contractivo, hasta situarse en el -6,7% en términos interanuales (-7% en el tercer trimestre), debido al menor retroceso del componente de bienes de equipo. De hecho, la inversión en bienes de equipo disminuyó el 4,1% interanual, ocho décimas menos que el trimestre anterior (-4,9%). Por su parte, la inversión en construcción registró un descenso del 8,9%, similar al observado en el trimestre precedente (-8,8%). Por último, la variación de existencias mantuvo un efecto neutro sobre el crecimiento del PIB.

El sector exterior presentó una aportación positiva al crecimiento del PIB de 0,9 puntos porcentuales en el último trimestre de 2012 (1,4 en el anterior), observándose una desaceleración de las exportaciones y un incremento de las importaciones totales, con variaciones del 1,5% y el 0,2%, respectivamente.

En cuanto al empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, descendió el 5,5% en el cuarto trimestre (-4,2% en el tercer trimestre). Empeoró el comportamiento en todos los sectores productivos, a excepción de la construcción.