El Vallelado, al desnudo

Los jugadores del equipo elaboran un calendario para recaudar fondos que ayuden a mejorar sus instalaciones

MÓNICA RICOCUÉLLAR

En pelotas. Así es como se muestran los jugadores del Club de Fútbol Vallelado para reivindicar su estado de pesar por las deficientes instalaciones con las que cuentan. Siguiendo el ejemplo de muchos otros colectivos, los jugadores decidieron posar totalmente desnudos, en algunos casos, o con el único equipamiento de sus medias y sus botas de fútbol, o algunos balones, para tratar de recaudar fondos y así conseguir invertir el dinero en mejoras para el campo en el que reciben a sus adversarios. Según explican desde el propio Club de Fútbol Vallelado, equipo que milita en la Primera División Provincial, «nos dejan en pelotas». Explican que el club utiliza las instalaciones municipales que anualmente cede el Ayuntamiento de Vallelado. Se trata de unas instalaciones abiertas al público en general y que se comparten, entre otros, con el equipo de atletismo o con cualquier vecino o foráneo que las desee utilizar.

Desde el club también señalan que a lo largo de los diez últimos años, estas instalaciones se han mantenido y se siguen manteniendo gracias, principalmente, al esfuerzo y a la aportación de la propia entidad. A pesar de ello, admiten que se trata de unas instalaciones muy deficitarias. Un déficit que puede observarse tanto en un terreno de juego muy irregular y en mal estado, donde la práctica futbolística «se antoja harto complicada», como en unos vestuarios pequeños y en un estado de salubridad «que deja bastante que desear», según sus propias palabras.

A ello también se suman otras irregularidades como la ausencia de unos aseos públicos. Este déficit, señalan, no es algo nuevo. Sin embargo, el paso de los años y la ausencia de inversiones municipales de cierta importancia para su mejora, han conducido a que el estado de las mismas sea cada vez peor. Llegados a este punto y tras subir de categoría a finales de la temporada pasada (de Segunda Provincial a Primera Provincial), la visita de equipos de más entidad deja, aún más si cabe, en evidencia las carencias anteriormente mencionadas. Unas carencias que, por otra parte, quedan manifestadas en las quejas que algunos de los equipos visitantes han llegado incluso a realizar formalmente ante la Federación de Fútbol regional.

Ante estas quejas, el propio delegado provincial, José Soriano Gordón, visitó el campo valleladense y constató las carencias existentes en el mismo. Si bien, y, según afirman desde el el club, de manera un tanto contradictoria, el representante decidió seguir considerando viable la práctica deportiva en las instalaciones de Vallelado. «Esta contradicción bloquea de manera clara cualquier inyección económica para paliar la situación de estas instalaciones, dado que siempre encontraremos algo más urgente que reparar», apuntan desde el Vallelado, donde también señalan que «no cabe duda de que toda esta situación perjudica claramente a nuestro club y a la imagen de nuestro pueblo dentro de la provincia».

Traslado a Íscar

Ante esta situación, la entidad valleladense, por su cuenta y con sus propios medios, consiguió disputar su último partido de Liga como local, el pasado 2 de diciembre, ante el Turégano Club de Fútbol, trasladándose desde su campo habitual, el municipal La Vega, hasta el complejo deportivo San Miguel, de la vecina localidad de Íscar, ya en la provincia de Valladolid, cuyo gestor, el Club Deportivo Los Gatos de Íscar, accedió a su petición de poder utilizarlo.

Además de luchar por poder ofrecer a sus rivales unas instalaciones dignas, aunque sea a costa del traslado de los jugadores, el Vallelado optó por trabajar durante la campaña navideña en la realización de los calendarios como los miembros de la plantilla 'en paños menores'. El objetivo de las fotografías en las que aparecen los jugadores sin ropa no es otro que elaborar los calendarios y recaudar fondos, y así poder jugar los partidos que restan de liga en unas instalaciones que se encuentren al nivel de la competición. O bien aportar dichos fondos a la inversión que desde el club entienden que debería realizar el Ayuntamiento de Vallelado para mejorar y adecuar unas instalaciones que se han quedado obsoletas y que cuentan con muchas irregularidades, que apuntan desde el terreno de juego hasta la salubridad de los vestuarios, con inodoros pegados a las duchas, sin apenas separación, y paredes, techo y suelo en muy mal estado.

La plantilla ha posado 'en pelotas' en distintos puntos de las instalaciones, desde el propio campo hasta en las duchas y los vestuarios que, a través del calendario de este año, quieren conseguir mejorar. Los calendarios se pueden adquirir, por el precio de diez euros, de forma directa a cualquiera de los miembros de la plantilla.

En la reanudación de la Liga este fin de semana, el Vallelado jugará como visitante. Sin embargo, el próximo 20 de enero afrontará, aún no saben cómo, su primer partido del año 2013 como local. Recibirán como oponente al C. D El Espinar-San Rafael.