27 millones de euros permitirán mejorar el Canal Bajo del Bierzo

Los regantes exigen que las obras estén concluidas en 2015

M. CABOALLESPONFERRADA
El canal a su paso por Ponferrada./C. Sánchez-Ical/
El canal a su paso por Ponferrada./C. Sánchez-Ical

Seis años y quince borradores han sido necesarios para que los regantes del Canal Bajo del Bierzo hayan decidido apoyar la modernización de la principal arteria de riego de esta comarca leonesa. Una reforma integral que ya contaba con el sí de los ayuntamientos implicados. Ha tenido que ser en una junta general convocada de urgencia en la que participaron más de medio millar de comuneros y que se cerró con 310 votos a favor y 176 en contra.

El objetivo, mejorar 400 kilómetros de acequias que sirven al riego de casi 4.000 hectáreas en los municipios de Ponferrada, Camponaraya y Carrecedelo. Se trata de una mejora crucial para el sector agrícola en la zona más fértil de la comarca, origen de buena parte de los productos con marca de calidad del Bierzo, como la manzana reineta o la pera conferencia.

La urgencia de la convocatoria se debió a la cercanía del fin del plazo fijado para aprobar el proyecto y poder recibir más de 20 millones de euros de ayudas públicas. 12,2 millones proceden de los fondos Feder de la Unión Europea; la Junta de Castilla y León pondrá siete millones de euros, y poco más de dos millones correrán por cuenta de los ayuntamientos, que con la cubrición recuperan un espacio urbano. Los más de 6.600 regantes del Canal Bajo deberán afrontar el pago de algo más de dos millones de euros, ya que el grueso de la inversión supera los 27 millones.

Se trata del mejor de los convenios planteados en el territorio nacional, ya que el 80% del proyecto está subvencionado. Por eso, desde la Sociedad Estatal de Aguas de la Cuenca del Norte (Acuanorte) han mostrado una constante desazón ante la oposición continua de los regantes, que han rechazado una quincena de convenios desde que comenzó a fraguarse el asunto en el año 2006. De hecho, fue en esa fecha cuando se abrieron las negociaciones también para mejorar el Canal Alto del Bierzo, cuyas obras ya se están ejecutando con la previsión de que finalicen en el año 2014.

Si el convenio entre la comunidad de regantes, los ayuntamientos de Ponferrada, Camponaraya y Carracedelo y Acuanorte no se firma antes del 31 de este mes, se perderán las ayudas y, pese al sí mayoritario de los regantes, su decisión está supeditada a unas condiciones difíciles de cumplir.

Los comuneros exigen que las obras respeten la campaña de riego del 20 de marzo al 20 de septiembre, que sea la Sociedad de Aguas la que se haga cargo de cualquier coste a mayores que pueda producirse durante la mejora y que la modernización sea una realidad antes del 31 de diciembre del 2015, dado que las obras que superen ese plazo ya no recibirán subvención y tendrán que ser costeadas por los beneficiario, es decir, los propios regantes. Condiciones complicadas de cumplir, según la directora general de Acuanorte, Isabel Pérez Espinosa, que ya ha advertido en numerosas ocasiones que, debido al retraso provocado por la infructuosa negociación del convenio, va a ser muy difícil llegar a tiempo a diciembre del 2015 e imposible si se respeta la campaña de riego, ya que solo podrían aprovecharse seis meses del año para ejecutar los trabajos. Esto llevaría el fin de las obras hasta diciembre del 2016.

Dos campañas

Lo que el ente hidrográfico propone es que los regantes del Canal Bajo se enganchen al Canal Alto durante el tiempo que dure la modernización. «Llevamos negociando la modernización desde 2006. Si se hubiera llegado antes a un acuerdo, las obras podrían haberse realizado respetando las campanas de riego, pero a estas alturas no es posible», explicó Pérez Espinosa, que pide a los regantes que, llegado el momento, acepten perder dos campañas de riego para hacer realidad un proyecto que «permitirá marcar un antes y un después en la agricultura comarcal».

De hecho, si no lo hacen ahora con la ayuda pública, tendrán que hacerlo más adelante sin ella, pues como describió la presidenta de la Asociación Berciana de Agricultores, María Eugenia Alba, «el canal se encuentra en muy malas condiciones, se pierde mucha agua y acabará derrumbándose».