Ensamblando a Chillida

Un taller reúne a niños y padres en el Museo Nacional de Escultura con el reto de reproducir la obra del artista con piezas del juego Lupo

JESÚS BOMBÍNVALLADOLID
Niños y mayores ensamblan las piezas en el Museo Nacional de Escultura. / Henar Sastre/
Niños y mayores ensamblan las piezas en el Museo Nacional de Escultura. / Henar Sastre

Cascos de obra, chalecos reflectantes, una docena de peques y bullicio inusual en el Museo Nacional de Escultura. El reto, crear una réplica de la obra de Eduardo Chillida 'Lo profundo es el aire', que desde 1982 luce en la calle Cadenas de San Gregorio. Los protagonistas, niños y niñas de entre cinco y doce años en compañía de padres, madres o abuelos intentando ponerse de acuerdo en el ensamblaje de piezas. Y como escenario, el patio de acceso al Museo Nacional de Escultura.

Poco importó el frío que entrañaba esta actividad. Al final de la mañana, objetivo conseguido. Encajaron las piezas, conformando una aproximación a la escultura de Chillida. Es una de las múltiples combinaciones creativas del sistema Lupo, un juguete de construcción ideado por el arquitecto Fermín Blanco presente en esta prueba que permite elaborar todo tipo de formas ensamblando hasta siete tipos de piezas de diferente forma y tamaño.

«Tenemos la base del muro, nos falta una pieza con forma de U», sugería un padre mientras su hija se la alcanzaba para encajarla en otra. «Papi, vosotros ¿qué estáis haciendo?», apremia uno de los chavales a su madre, acompañada por otros dos progenitores, afanados en descifrar el plano de la escultura encomendándose a la frase-deseo 'a ver si encaja...'. «Resulta interesante ver cómo se relacionan a través de las piezas; aquí vienen niños, padres y abuelos y entre ellos hablan y se dan órdenes para montar una parte de la obra», explica Mercedes Rodríguez, de Muda Arquitectura, el estudio que ha proyectado 'calle es cultura activa', el programa de actividades que desde el 16 de diciembre ha convertido el entorno urbano del Museo de Escultura en un foro de encuentro cultural con charlas, talleres, conferencias y conciertos en los que han participado colectivos y ciudadanos.

Los acompañantes de los menores recibieron una charla sobre la evolución de los juguetes de construcción a lo largo de los siglos con parada final en los conocidos juegos de Lego o Tente hasta llegar al sistema Lupo. «Los primeros juguetes constructivos datan del siglo XVII, eran de carácter artesanal, fabricados en madera y estaban destinados a las élites aristocráticas; a partir del XIX los pioneros en didáctica en Europa utilizan estos juegos constructivos para enseñar proporciones, geometría, arte...», explica Fermín Blanco.

Mientras avanza la construcción de la réplica de la escultura de Chillida, la directora del Museo de Escultura, María Bolaños, recuerda la vinculación del poeta vallisoletano con el espacio donde se estaba desarrollando el taller infantil: «Jorge Guillén de pequeño jugaba en el patio de San Gregorio y de mayor escribió un poema inspirado en sus recuerdos».

En la calle Cadenas de San Gregorio continúa estos días la programación de 'Calle es cultura activa', una iniciativa «que está borrando las fronteras entre el dentro y el fuera del Museo de Escultura y dinamizando la vida cultural en la calle», comenta María Bolaños, satisfecha de que el escenario montado en la plaza Federico Wattemberg haya atraído a cientos de personas. Hoy, a las 12:00 horas habrá un taller familiar sobre 'Estrellas, pájaros, mariposas y otros inquilinos de los árboles de Navidad' con Ana Jiménez, y las 17:00, el espectáculo teatral 'Ciudades nómadas'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos