Un empresario francés quiere reflotar el barco 'La Leyenda del Pisuerga' tras dos años sin uso

El Ayuntamiento concedería una licencia de bar musical para que el negocio sea rentable

J. ASUA.VALLADOLID
'La Leyenda del Pisuerga'. / G. VILLAMIL/
'La Leyenda del Pisuerga'. / G. VILLAMIL

El Ayuntamiento de Valladolid, a través de la Concejalía de Cultura, Comercio y Turismo, está negociando con un empresario francés la compra del barco 'La Leyenda del Pisuerga' con el objetivo de que vuelva a surcar las aguas del cauce vallisoletano. La nave permanece desde hace más de dos años atracada en el pantalán junto a la playa de Las Moreras, después de que le caducaran los permisos de navegación y se decretara su clausura tras los numerosos problemas de seguridad detectados por la Confederación Hidrográfica del Duero, que rechazó también la posibilidad de celebrar eventos hosteleros. La edil encargada del área, Mercedes Cantalapiedra, aseguró ayer que los contactos están «muy avanzados» con la intención de que la embarcación pueda cumplir su función turística y recreativa a partir de la próxima primavera.

El proceso no es fácil, ya que la compañía propietaria de 'La Leyenda', Pronatur Río, entró en suspensión de pagos. Así, el inversor tendrá que negociar la compra con el administrador concursal, según aclaró Cantalapiedra. El interés municipal para reflotar esta actividad es claro y por eso sigue de cerca los trámites y media con las administraciones implicadas.

El Ayuntamiento quiere retomar las rutas turísticas para incluirlas en la oferta de la ciudad, pero también es consciente de que la persona o empresa que lo adquiera debe lograr cierta rentabilidad en el negocio. «Él nos pide poder realizar eventos en el barco y en principio no habría problema para otorgarle una licencia de bar musical, siempre y cuando haga las adaptaciones necesarias para cumplir los requisitos que se le exijan como insonorización, medidas de seguridad...», aclaró la concejala.

Este fue precisamente uno de los problemas que dejó a 'La Leyenda' en dique seco. Fue en julio de 2010 cuando la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ponía fin a la travesía de este barco 'estilo Misisipi' con un informe sobre los fallos de seguridad a bordo de esta nave de 25 metros de eslora y que fue botada en el Pisuerga el 16 de julio de 2003. La embarcación fue construida por Talleres del Besaya, en el municipio cántabro de Torrelavega.

Cambio político en CHD

Cantalapiedra espera que con el cambio político en la dirección de la Confederación Hidrográfica de Duero se agilice la tramitación necesaria para que la embarcación pueda volver a funcionar, eso sí, con todas las garantías necesarias tanto para el cauce fluvial como para los futuros pasajeros. Hasta el último momento los responsables de Pronatur Río intentaron que la CHD les autorizara tanto la navegación como el uso hostelero. En el primer aspecto llegó a darse el visto bueno a una ampliación de la licencia, pero el organismo de cuenca se cerró en banda a la hora de permitir un bar de copas para organizar fiestas a bordo.

La negociación con el empresario francés, del que no ha trascendido el nombre hasta el momento, también ha llegado a oídos de los miembros de la Asociación de Amigos del Pisuerga, que aplauden la idea de que la embarcación pueda volver a navegar por las aguas, desde la playa de Las Moreras hasta prácticamente el azud de La Flecha.

El presidente de esta entidad, Luis Ángel Largo, considera que «para el río sería una buena noticia». «Cuando estaba en funcionamiento permitía obtener información sobre el estado del Pisuerga, dónde podía haber problemas de vertido o si se habían detectado zonas con troncos u otras incidencias», explica este experto y amante del río. De hecho, en numerosas ocasiones los patrones del barco han intervenido en rescates y hallazgos de cadáveres.

Después de dos años sin uso, este buque de recreo se está deteriorando a pasos agigantados y ha sido objeto de vandalismo con rotura de cristales, vaciado de extintores en el interior e incluso robos.

Si las negociaciones con el promotor fructifican, los nuevos propietarios tendrán que realizar una puesta a punto en profundidad del barco antes de que vuelva a zarpar. El objetivo del Ayuntamiento es que este activo turístico no naufrague para siempre.

Si usted quiere navegar por el Pisuerga...

Cada vez son más los vallisoletanos que disfrutan de sus rehabilitadas riberas, pero el uso de recreativo del cauce sigue siendo residual. La CHD ha concedido este año 22 autorizaciones a embarcaciones. Pocas se utilizan como naves para el ocio. La mayor parte de los 'marineros' fluviales pertenecen bien a la Asociación Amigos del Pisuerga, que las usan para trabajos de limpieza o adecuación del río, o son deportistas del remo.

Si usted quiere comprarse una zodiac y disfrutar del río en familia, ¿puede?

Sí, pero tiene que pedir permiso a la CHD, que le hará firmar una 'declaración responsable para el ejercicio de la navegación'. Si el motor tiene más de 15 caballos necesitaría, además, un título básico de patrón. La autorización se concede por el periodo de un año. Luego hay que renovarla. Solo se autoriza la navegación con motores de cuatro tiempos, que evitan la salida de aceites al cauce. Las barcas a remo con menos de 2,5 metros de eslora propulsadas a remo están consideradas artefactos de baño y no necesitan este permiso, aunque solo se podrán utilizar en las zonas donde no esté prohibido el baño.

¿Qué supone este este documento?

Que el firmante garantiza que la embarcación está en perfecto estado; que dispone de los elementos de seguridad y salvamento, y que respeta las señales y balizamientos que existan sobre zonas prohibidas u otras limitaciones. Asume, además, los riesgos inherentes a la navegación.

¿Hay que pagar por navegar?

En el caso de las naves a motor con menos de 20 caballos, la tasa es de 42 euros y a partir de ahí, el importe sube. También tienen que abonar la tasa las embarcaciones a remo. Las de menos 6,2 metros de eslora 21 euros al año y las que superen esta longitud 31,50.

¿Hace falta una póliza de seguro?

Los barcos a motor con eslora mayor a cuatro metros deben contar con una póliza de seguro de responsabilidad civil con una cobertura mínima para daños a personas de 240.404 euros y de 96.161 para daños materiales.

Yo tengo una moto de agua y me gustaría...

Lo lleva usted claro. La Confederación Hidrográfica del Duero prohíbe expresamente el uso de estas embarcaciones en los ríos de la cuenca. (www.chduero.es)

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos