El gran escaparate de la Navidad palentina

Los alumnos de la escuela taller de la Catedral realizan sus prácticas de construcción tradicional con tierra en el belén de la Plaza Mayor

JOSÉ MARÍA DÍAZPALENCIA

El equipo de gobierno municipal del PP pretende de nuevo este año que la Plaza Mayor se convierta en el gran escaparte de la Navidad palentina. El pasado año ya se dio un primer paso con la colocación de un decorado invernal en el que un gran abeto luminoso, al que acompañaban osos y muñecos de nieve, hacía las delicias de los más pequeños. Además, la instalación de un tiovivo clásico consiguió que la Plaza Mayor se convirtiera en foco de atracción para las familias.

Esta novedosa decoración, que recibió una gran acogida ha querido, se quiere potenciar este año, con la adición de nuevos elementos ornamentales y de una llamativa iluminación. «Este año, se ha elegido una iluminación muy atractiva, y queremos contar también con figuritas y adornos como ya hicimos el año pasado. No serán los mismos muñecos de nieve, pero será algo similar, con un espacio para que los pequeños puedan hacerse fotos. Lo hemos contratado en el mismo pliego que la iluminación, que incluye la de Navidad y la de San Antolín, con lo que los gastos se ven reducidos», explica la concejala de Festejos, Ana Rosa García Benito.

Pero no serán la iluminación o los adornos para niños los únicos elementos que llamarán este año la atención en la Plaza Mayor palentina. De hecho, antes de estar terminado, el gran belén que todos los años ocupa la parte central de la plaza ya se está convirtiendo en un foco continuado de atención. ¿El motivo? Los materiales y las técnicas que se están utilizando para la construcción. Se trata de adobes, de tapiales de tierra o de cerramientos con ramas, elementos de antaño que no están pasando desapercibidos para los mayores que disfrutan de la Plaza Mayor durante las mañanas. Y más cuando son chicos jóvenes, como los alumnos de la escuela taller de la Catedral los que están aprendiendo a utilizar estas fórmulas de trabajo tradicional.

Porque en esta ocasión, la Concejalía de Festejos, en lugar de contratar la construcción del belén, como se hacía anteriormente, o de encargárselo a las cuadrillas de Obras del Consistorio, ha optado por solicitar la colaboración de la escuela taller de la Catedral, que en estos momentos se encarga de la restauración del convento de San Francisco. La dirección de la escuela ha recibido con sumo agrado la petición, puesto que va a permitir a los alumnos efectuar prácticas reales sobre algunos de los conocimientos que han recibido a lo largo del curso, puesto que entre las materias que se trabajan se encuentra la construcción con técnicas de tierra. «Ya habíamos hablado en alguna ocasión con la concejala, porque nos parece una idea interesante para la formación de los alumnos, ya que pueden poner en práctica los conocimientos aprendidos en el curso de técnicas tradicionales con tierra que hacemos todos los años. En febrero, cuando hicimos el curso construimos un horno de tierra en el interior del claustro de San Francisco, pero es algo interno que no luce. Esto del belén lo está viendo toda la ciudad y motiva mucho más a los chicos», explica Santiago Hernández, director de la escuela taller de la Catedral, quien destaca además que el aprendizaje se recibe de la mano del maestro adobero Jon Santibáñez, uno de los pocos especialistas que quedan en técnicas de construcción con tierra, que tiene su fábrica de adobes en Amayuelas de Arriba.

El director de la escuela destaca también que se trata de una iniciativa que está despertando mucho interés entre los palentinos, que continuamente se acercan para preguntar por las técnicas utilizadas y rememorar cómo se construía antiguamente en los pueblos castellanos, con adobes y tapiales de tierra apisonada. En el belén de la Plaza Mayor, precisamente se siguen estos métodos, ya que se han levantado cuatro columnas en las esquinas con adobes y se están levantado los muros de tapia de tierra apelmazada, a la antigua usanza. La parte superior de los muros será de ramas cubiertas con barro o entrelazadas a modo de cesto, con una cubierta de cerchas de madera y tejas. «Es un auténtico taller en vivo que está despertando mucho interés», indica Santiago Hernández, idea que corrobora la concejala de Festejos, quien resalta el sentido formativo de la iniciativa.

Este belén tradicional, de rancio olor castellano, de adobes y tapiales, estará terminado para finales de mes.

Pero no será este el único nacimiento que podrá disfrutarse en la Plaza Mayor de Palencia, puesto que también está previsto realzar el vestíbulo del Ayuntamiento con la instalación de una muestra de belenes de diferentes países cedidos para la ocasión por las hermanas clarisas de Carrión de los Condes y que forman parte de la colección de 'Belenes del Mundo', que todas las navidades se exhibe en el convento carrionés y que se ha convertido ya en uno de los referentes navideños de la provincia, puesto que alberga alrededor de un millar de representaciones del nacimiento de Jesús. «Vamos a contar con una pequeña muestra, con unos poquitos belenes de las hermanas clarisas, pero de gran calidad. De modo que el vestíbulo del Ayuntamiento será esta Navidad un pequeño escaparate de lo que puede encontrarse en Carrión», explica la concejala de Cultura, Carmen Fernández, destacando el interés que tanto el Consistorio capitalino como la Diputación Provincia (la edil es también diputada de Cultura) tienen en potenciar las rutas de belenes tanto en la ciudad como en los pueblos, como un elemento más de atracción turística. «Vamos a contar con folletos, en los que se va a explicar las rutas más adecuadas para disfrutar de los mejores belenes que pueden visitarse en toda la provincia», señaló Carmen Fernández, quien anima a todos los palentinos a que participen en los diferentes concursos de belenes que se convocarán este año.

La concejala ha explicado que se ha optado por no continuar con la idea nacida el pasado año de colocar un belén monumental en el vestíbulo del Ayuntamiento, para ofrecer una alternativa novedosa, puesto que el 'hall' de la Diputación ya cuenta con un gran belén monumental construido por la Asociación Belenista de Palencia.

Además del gran belén tradicional y de la muestra de nacimientos que albergará el Consistorio, la decoración navideña de la Plaza Mayor se completará con la colocación de casetas de madera para los puestos de venta de artesanía. Por su parte, los vendedores ambulantes, que otros años estaban en Abilio Calderón, se instalarán este año en el parque del Salón.