Los expertos harán otra inspección para descifrar la cartela del Acueducto

Este segundo estudio para descubrir la fecha de construcción se hará en «un mes o mes y medio», apunta Claudia de Santos

CÉSAR BLANCOSEGOVIA

El Acueducto sigue siendo un enigma que esconde más de un misterio en las cornisas de sus arcos. Esas incógnitas por resolver acrecientan su leyenda. Su monumentalidad bimilenaria oculta todavía secretos que los investigadores anhelan escudriñar y desvelar al mundo. Todo un grandioso reto y un colosal desafío. A finales del pasado julio los propios vecinos segovianos y los cientos de turistas que cada día admiran este bien santo y seña de la ciudad ya se toparon con una inesperada 'atracción'. Una grúa se alzaba entonces en pleno Azoguejo hasta la parte superior del Acueducto, a poco menos de 30 metros de altura.

La curiosidad que despertó su presencia tenía su buen motivo de ser, aunque algunos turistas se llevaran el chasco en su álbum de fotos de recuerdo sobre su paso por Segovia. El objetivo, ni más ni menos, es descubrir la fecha exacta de la construcción del Acueducto. Para ello, un grupo de expertos, encabezado por el director del Museo Provincial de Segovia, Alonso Zamora, ha emprendido un estudio con la intención de analizar la inscripción interior del monumento. Esa cartela se localiza en la parte más elevada de la conducción romana. Descodificar y descifrar la inscripción será crucial para concretar el origen del Acueducto de Segovia.

Técnica láser

Los investigadores usaron en verano un aparato fotográfico que emplea modernas técnicas láser para averiguar cuáles eran las letras metálicas que en su día se encontraban en el interior de los arcos centrales. Según explicó hace unos meses la concejala de Patrimonio Histórico y Turismo del Ayuntamiento, Claudia de Santos, esas piezas en forma de letras tendrían unas «patillas» que habrían dejado huellas en el granito. Al parecer, a través de esas marcas se podría descifrar el mensaje inscrito en la cartela, aunque tampoco conviene lanzar las campanas al vuelo porque no es del todo seguro que se vaya a sacar nada en claro, precisó entonces la edil.

En cuanto al modo de operar, De Santos especifica que el estudio que desarrollan expertos de diferentes disciplinas corresponde a un proyecto de «investigación-acción». Es decir, después de esa primera inspección se sacaron unos bosquejos iniciáticos de unas conclusiones que aún se hallan sin concretar. Así, esta fórmula de estudio necesita «una segunda intervención con el fin de probar 'in situ'» esas deducciones, dice la concejala. Además, en la primera toma de contacto no pudo acudir uno de los especialistas implicados en la investigación.

128 años de la Real Orden

De Santos señala que esta nueva actuación se llevará a cabo «en un mes o mes y medio». Luego habrá que analizar la nueva información sonsacada de la exploración y estudiar las distintas formas de interpretarla, antes de extraer una conclusión definitiva.

El último trabajo relacionado con la cartela fue desarrollado hace unos veinte años por el historiador especializado en la Antigua Roma, Géza Alföldy. Ahora, la aplicación de las nuevas tecnologías permitirá avanzar en la misión de descifrar esa incógnita sobre la fecha exacta de construcción del monumento.

Por cierto, que el pasado jueves día 11 pasado se cumplieron 128 años de la Real Orden expedida que declaraba al Acueducto Monumento Histórico Artístico.

Fotos

Vídeos