Roban las cruces y las vírgenes de bronce de más de medio centenar de tumbas

Ayuntamiento y vecinos interpondrán una denuncia por daños que oscilan entre los 200 y 800 euros por sepultura

PATRICIA GONZÁLEZMuriel de Zapardiel
Detalle de uno de los crucifijos arrancados. / Fran Jiménez/
Detalle de uno de los crucifijos arrancados. / Fran Jiménez

Primero fueron los cables de cobre del material agrícola del campo y ahora el nuevo objeto de deseo de los cacos es el bronce. Al menos así lo atestiguan más de 60 familias de la pequeña localidad de Muriel de Zapardiel quienes han visto cómo durante la madrugada del pasado miércoles multitud de vírgenes, cruces, jarrones, crucifijos y letras de las lápidas y panteones de sus familiares han desaparecido del camposanto del municipio de la noche a la mañana.

El Ayuntamiento y los afectados ya están realizando un inventario de todos los daños para interponer una denuncia de manera conjunta en el cuartelillo de la Guardia Civil de Medina del Campo. Asimismo la benemérita, que tiene conocimiento sobre el suceso, ya ha realizado las primeras labores de investigación para intentar esclarecer la autoría de este robo, según confirmaron fuentes de Subdelegación de Gobierno, quienes puntualizaron que este suceso es el primero y el único, por el momento, que se ha perpetrado en un cementerio de la Provincia de Valladolid.

No obstante, desde la administración local, aseguran que su cementerio no habría sido el único de la zona ya que en varios municipios de la Moraña (provincia de Ávila) y muy próximos a Muriel de Zapardiel también se han producido diversos robos de cruces y vírgenes de bronce la misma semana en la que expoliaron la necrópolis de la localidad vallisoletana.

Por el momento los afectados aún no han repuesto los elementos religiosos y ornamentales expoliados y algunos dudan si repondrán las cruces ya que "como están las cosas uno ya no se fían de nada porque entrar a robar a un cementerio es lo último que nos quedaba por ver".

El encargado de dar la voz de alarma el pasado jueves en esta pequeña localidad de 180 habitantes fue un vecino que mientras realizaba su paseo matutino por las proximidades del cementerio, situado en la entrada del núcleo rural, vio una cruz de mármol rota en mitad del camino, según relató el alcalde del municipio, Juan Manuel Pastor Vara, quien ante el suceso ya ha determinado que las puertas del cementerio permanecerán cerradas y ante la falta de un alguacil y un sacristán "solo viene los fines de semana porque es compartido con otros municipios" harán copias de las llaves del camposanto que serán repartidas entre los vecinos.

"Los vecinos del pueblo están indignados ya que no se respeta nada" comenta Pastor Vara quien en el preciso momento que se enteró del suceso repartió por le pueblo un comunicado para que los afectados se pasen por la administración local para inventariar el robo y así poner una denuncia de manera conjunta.

"Nosotros avisamos a la Guardia Civil que estuvo en el cementerio recogiendo datos y sacando las huellas dactilares de las tumbas afectadas" destacó el regidor quien asegura que las mayores pérdidas unos 800 euros han sido en un panteón al que, además de robarle todos los adornos de bronce, también le rompieron la cruz de mármol.

La media de pérdidas por familia es de unos 200 euros por lo que el expolio en la necrópolis de Muriel podría ascender a unos 10.000 euros. Una vez que la administración local tenga todos los datos interpondrá una denuncia de manera conjunta.