Jesús Mateo Pinilla diserta en su pregón sobre el patrimonio histórico del Casino

El arquitecto subraya que la importancia de un legado «no es solo la económica, sino también la que se mide con patrones de cariño»

EL NORTEPALENCIA
Jesús Mateo Pinilla, acompañado por el alcalde y el presidente del Casino, antes de ofrecer el pregón. / Merche de la Fuente/
Jesús Mateo Pinilla, acompañado por el alcalde y el presidente del Casino, antes de ofrecer el pregón. / Merche de la Fuente

El arquitecto palentino Jesús Mateo Pinilla ha ilustrado en su pregón de fiestas del Casino sobre el patrimonio histórico de ese singular edificio obra de Jacobo Romero, que este año celebra los 150 años de su creación. En una intervención que ha salpicado de anécdotas, Jesús Mateo Pinilla ha ayudado a los presentes a ver que la importancia de un legado «no es solo la económica, sino también aquella que se mide con patrones de cariño».

El arquitecto ha elogiado el edificio, «el continente, la caja», y cómo el Casino pertenece, dentro del historicismo, a la arquitectura ecléctica o mezcla de estilos, que se introdujo en España desde 1.880 a 1.920. «Es de elogiar, ya dentro de él, las escaleras imperiales, de mármol macael», continuaba Mateo Pinilla antes de referirse a la balaustrada y a los soldados de calamina.

Las ventanas de medio punto, «a prueba de balas cuando la guerra»; la pecera o pajarera, sala acristalada «punto de reunión de artistas, de escritores y señoras, como era la del Conde Ansúrez, donde iba Paco Umbral o Perrote, espía de Valladolid; el salón de baile, «con carné de puntos y sin ellos en mi época», o la biblioteca, «donde leí la teja del abad de Husillos contada por Becerro de Bengoa», han sido otros de los elementos del Casino en los que se ha detenido Mateo Pinilla, así como «el cuarto del crimen, la sala de los juegos de azar, de la ruleta y el monte».

El arquitecto ha concluido su pregón con una alusión a los cuadros, como 'Cuatro Cantones con el Casino', de Reja, «con una cierta propensión a los grises». «Pero ¿acaso no es gris la existencia de los casinos de provincias por mucho que nos duela? Una existencia distinguida, aristocrática, pero gris», ha enfatizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos