La cooperativa de vinos de Cabañas Raras dice adiós tras 47 años de historia

Vinícola del Bierzo ya no recolectará la uva de esta campaña por falta de viabilidad económica

MARÍA CARROPONFERRADA

La crisis que empaña todo y no pasa por alto el campo tiene ya su primera gran víctima en el Bierzo. La cooperativa Vinícola del Bierzo, con sede en Cabañas Raras, ha iniciado el proceso para cerrar definitivamente sus puertas después de 47 años de actividad. Los problemas económicos que padece desde hace tiempo le impiden amortizar un crédito bancario pendiente de 300.000 euros y, asimismo, pagar a los propios viticultores. Por ello, aunque sea más dolorosa, la decisión tomada es a día de hoy la única posible. Ésto después de que fracasase el proceso para la fusión de las cuatro entidades vinícolas que operan en el Bierzo -Cacabelos, Camponaraya, Ponferrada y Cabañas-. El establecimiento de acuerdos intercooperativos que permitieran al menos comercializar conjuntamente el vino para reducir los costes y lograr una mayor competitividad hubiera sido la única tabla de salvación para Vinícola del Bierzo, pero la oposición al proceso de las cooperativas de Ponferrada y Camponaraya ha echado por tierra la esperanza de la entidad de Cabañas de sobrevivir y sólo un relevo generacional podría salvarla de la bancarrota. Un relevo que, no obstante, no será inmediato y se contempla a largo plazo.

Reunidos el pasado domingo en asamblea general, la dirección de Vinícola del Bierzo aprobó por la mínima iniciar los trámites para el cierre, dejando sin recolectar ni embotellar la cosecha ya sembrada de la presente campaña. 28 socios votaron en favor del cese, frente a los 27 votos en contra y dos abstenciones. Pero aunque fuera sólo por un voto, la decisión es firme aunque de momento la bodega seguirá abierta para dar salida al stock de vino que acumula en sus almacenes. «Es una decepción después de tantos años de trabajo para intentar sacar esto adelante, pero ya somos muy pocos socios y la situación es insostenible. La bodega sigue abierta y será cuando demos salida a todas las botellas cuando se convoque otra asamblea para hacer efectiva la liquidación», explicó el presidente de la cooperativa de Cabañas Raras, Ángel Álvarez, detallando que «no se genera dinero y no se pueden pagar las cosechas, entonces la bodega es totalmente inviable». Es precisamente Álvarez quien alberga las esperanzas en un nuevo futuro para una entidad que tiene capacidad para almacenar cinco millones de kilos de uva y llegó a tener más de 300 socios, aunque en la actualidad son poco más de un centenar. «Hemos tenido que llegar a esta triste solución, pero espero que algún día la gente joven tome las riendas y la cooperativa no desaparezca definitivamente».

De momento, los viticultores asociados a Vinícola del Bierzo podrán entregar sus uvas en Vinos del Bierzo, la cooperativa más grande de la comarca, ubicada en Cacabelos. Su presidente, Ángel Gómez Franco, ha garantizado el apoyo de la entidad que dirige a estos viticultores y que están dispuestos a asumir su producción para que el fruto que ya se ha sembrado no se pierda.

La cooperativa Vinícola del Bierzo de Cabañas Raras se fundó oficialmente en el año 1965 con viticultores de Cabañas, Cortiguera, Sancedo, Cueto o Fresnedo y ha sido siempre la más pequeña de la comarca, con un terreno propio de algo más de 300 hectáreas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos