31.000 empleados de Sacyl se quedan sin incentivos

El ahorro previsto con la medida alcanzará este año los 27 millones

ELENA R. COSTILLAVALLADOLID
El gerente regional de Salud, Eduardo García Prieto, con la directora general de Recursos Humanos de Sacyl, Esperanza Vázquez. /Leticia Pérez-Ical/
El gerente regional de Salud, Eduardo García Prieto, con la directora general de Recursos Humanos de Sacyl, Esperanza Vázquez. /Leticia Pérez-Ical

«Se aplicará porque es necesario reducir la factura sanitaria, no hay más remedio», con estas palabras el gerente de Sacyl, Eduardo García-Prieto, ratificó que, a pesar del plante de los sindicatos en la Mesa Sectorial de la Sanidad, la Administración autonómica continuará adelante con la eliminación de los incentivos que actualmente cobran 31.000, de los 36.000, empleados de Sacyl. Este incentivo se denomina productividad variable y con su supresión la Junta de Castilla y León ahorrará, anualmente, 33 millones de euros. Este año, el ahorro se calcula que será de 27 millones, ya que hay algunos incentivos que ya han sido pagados.

La productividad variable «está relacionada con el cumplimiento de los objetivos» y tiene dos vertientes. La primera se paga de manera anual (normalmente en agosto) y responde a aquellos objetivos relacionados con tres programas: organización, estructura y funcionamiento. El segundo es específico para la reducción de las listas de espera, y el tercero tiene que ver con el uso racional del medicamento y la prescripción de genéricos. Estos incentivos suponen alrededor de 3.000 euros anuales para los facultativos, y entre 6.000 y 8.000, en el caso de los gerentes de hospital o directores médicos. La segunda parte de la productividad variable, desde el año 2004, se paga dentro del salario mensual y supone un importe de 15 a 27 euros. Cuando el incentivo se consolidó en el salario, «en algunas categorías se integró al 100% y para los médicos fue del 45%», detalló el gerente.

La supresión de los incentivos se aplicará este mismo año. De hecho, las cantidades que se pagan una vez al año se dejarán de abonar ya, y la parte que está consolidada dentro del salario se eliminará una vez que se apruebe por Decreto ley. La reducción de gastos, insistió el gerente, es «necesaria» porque la «evolución económica es la que es» y, en cuanto al motivo por el que se plantean ahora estas medidas y no cuando se presentó el presupuesto, García- Prieto recurrió a la propia definición del término presupuesto para explicarlo: «se presupone lo que se va a ingresar y con ello se hace un presupuesto de gastos que ahora toca reajustar».

Regularizar a los eventuales

Los sindicatos se levantaron de la Mesa tras asegurar que había un problema «de forma», al no recibir con el suficiente tiempo la documentación de los asuntos que se iban a debatir, lo que niega la Junta. En el orden del día figuraba también la regularización de los puestos de trabajo de los 1.200 eventuales que actualmente trabajan en la Consejería. Según García-Prieto, el objetivo «es ajustarlos a la legalidad», y para ello se abrirá un «proceso de análisis» de todas las plazas, para ver cuáles son necesarias y cuando haya «una vacante estructural», sustituirla con un eventual, que pasaría a ocupar una plaza de interino.

Los sindicatos representados en la Mesa (Satse, Cems, Csi-Csif, UGT, Usae y CC. OO.) auguran un «septiembre movido».