Fresas con corazón

La empresa familiar Intercom inició la comercialización el pasado julio

EL NORTESEGOVIA

Tras el éxito de las sandías cuadradas en Japón, con un precio que supera los 50 euros, ahora llega a Europa otra fruta cuya forma ha sido modificada. Es el caso de Seduberry, unas peculiares fresas con forma de corazón que se cultiva en la provincia de Segovia. Aunque la forma natural de fresas y fresones ya recuerdan a un corazón, la introducción de los frutos en un molde antes de que hayan madurado hace que se asemeje todavía más.Presentadas en la pasada feria Fruit Attraction, Seduberry inició su comercialización el pasado mes de julio. Con una tirada limitada, y dirigidas a un target innovador y lujoso del sector de la fruta premium, estas exclusivas fresas con forma de corazón son cultivadas en la provincia por Intercom (Internacional de Comercio). La empresa, que es familiar y está especializada en el cultivo de fresas fuera de temporada y de todo tipo de variedades de frutas del bosque, decidió dar una vuelta de tuerca a la tradicional fresa. Tras la presentación del producto en Australia por parte de su creador, Josh Engwerda, que la introdujo en el mercado justo antes del Día de San Valentín, se iniciaron los contactos con Intercom para su comercialización en toda Europa.Según explican fuentes de la empresa, que tiene instalaciones en el municipio de Chañe, las posibilidades de estas fresas con forma de corazón amplían considerablemente el horizonte de la fresa tradicional, desde decoración en alta cocina y repostería hasta 'amenities' en hoteles y cruceros. «En el sector hortofrutícola, ya no basta con ofrecer la mejor calidad, sino que es necesario aportar un valor añadido que lo diferencie al máximo posible del resto», afirman.Los técnicos de la empresa reconocen el gran esfuerzo que supone la producción de esta fresa en el campo, ya que la atención y cuidados que necesita son inéditos para una fresa. «Dadas sus características, se trabaja y se cuida una a una, por lo que el control de calidad es máximo y va implícito en su cuidado diario», afirma uno de ellos.El cultivo de fresa en la provincia de Segovia puede parecer extraño por su lejanía a la provincia de Huelva, pero es aquí donde una parte importante de la planta de fresa se cultiva para su posterior venta a otras zonas de España, resto de Europa mediterránea o norte de África. Especializados en la producción de planta decidieron probar suerte con sus frutos, y para que esto fuera posible hizo falta un gran esfuerzo en I+D+i con el fin de adecuarse a las duras condiciones climáticas. De esta forma, Intercom demuestra que «con la innovación aplicada al mundo del campo se puede conseguir romper teorías sobre qué se puede cultivar en una zona y clima concreto».La empresa Intercom cultiva fresas, frambuesas, moras, arándanos y grosellas, principalmente, y además de distribuir sus productos en el mercado nacional, exportan a numerosos países, entre ellos Francia, Inglaterra, Grecia, Italia, Marruecos o Sudamérica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos