Banco Ceiss renegociará el acuerdo laboral de la fusión de Caja España y Caja Duero

La entidad llega a un acuerdo con el sindicato UEA en el acto conciliación previo al juicio por conflicto colectivo que iba a celebrarse en la Audiencia Nacional

EL NORTEVALLADOLID

Los representantes legales del Banco Ceiss, el banco surgido tras la fusión de Caja España y Duero, y del sindicato Unión de Empleados de Ahorro (UEA) acordaron ayer renegociar algunos acuerdos que se llegaron para la fusión de las dos entidades de ahorro de Castilla y León.

Según revelaron a Efe fuentes sindicales, el acuerdo se ha producido en la Audiencia Nacional, donde se iba a celebrar juicio por conflicto colectivo, aunque de forma previa se «ha conciliado». De esta manera, y según las fuentes, el Banco Ceiss aceptó renegociar algunos puntos del acuerdo laboral firmado el 12 de mayo de 2010, entre Caja España y Caja Duero, con sus representantes sindicales.

Ante el juez, las dos partes, Banco Ceiss y el sindicato UEA, acordaron celebrar una reunión el día 17 de septiembre para negociar ocho puntos del acuerdo laboral de 2010, que, según el sindicato, «se habían incumplido».

Los puntos que se volverán a negociar se refieren a la rebaja del plus de los equipos móviles rurales y equipos de apoyo; además de la posible reducción de la retribución fija anual a la que el trabajador percibía antes de fusionarse Caja España y Caja Duero.

Ocho puntos a debate

También se renegociará la ausencia de una comisión para establecer un modelo de clasificación de puestos de trabajo; la no implantación de un Plan de Igualdad antes de los seis meses siguientes a la efectividad de la fusión; o la ausencia de una «negociación de modelo común de condiciones financieras para las operaciones nuevas de los empleados», según UEA.

Este sindicato ha presentado otro conflicto colectivo contra el acuerdo firmado entre Banco Ceiss y el resto de formaciones sindicales el 22 de junio sobre un ajuste salarial de 120 millones de euros y la eliminación de beneficios sociales que tenían los empleados de las dos cajas de forma previa a la fusión con Unicaja.

Fuentes de UEA aseguraron a Efe que este acuerdo es «un margen de confianza» que se quiere dar a la empresa, por lo que han mostrado su «satisfacción» por haber conciliado antes de llegar a juicio. «El acuerdo nos demuestra que hay voluntad de arreglar la situación», han afirmado las mismas fuentes, quienes han reconocido que es «una victoria a medias». Por un lado, «se ha conseguido que la empresa se siente a negociar» y, por otro, «no ha habido un acuerdo cerrado de echar atrás esos puntos», añadieron las fuentes de UEA.