El barrio de La Victoria despliega su particular alfombra roja

El ciclo de cortos y largometrajes, organizado en siete jueves, va destinado para un público de todas las edades.

HÉCTOR DIÉGUEZVALLADOLID
Un grupo de personas en el barrio de la Victoria disfruta viendo de la película También la lluvia de Iciar Bollaín. / Kike Gómez/
Un grupo de personas en el barrio de la Victoria disfruta viendo de la película También la lluvia de Iciar Bollaín. / Kike Gómez

Un año más, y desde junio de 1996, aunque no de forma continuada, el barrio de la Victoria ofrece a quien lo desee disfrutar al aire libre de una serie de filmes, cuya iniciativa se llama Cine al aire libre. El objetivo es reunir a la gente del barrio para que disfrute de una velada agradable viendo cine. Joaquin Robledo, colabora con la iniciativa, y comenta "queremos convertir la plaza en un punto de encuentro no como punto de paso, que sea un espacio con vida, que la gente del barrio tenga una excusa para encontrarse, hablar". Organizado por la Asociación de Vecinos los Comuneros, y subvencionado en parte por el Ayuntamiento de Valladolid, y algunos comerciantes de la zona, desean que haya una asistencia aceptable y que el público responda. "Las películas que se proyectan se han elegido por tener un cierto contenido, pero no con un cierto concepto clásico" comenta Robledo.

Además se ha querido apostar por los cortos de la Asociación Rodinia que estarán en cartel dos días. También se proyectarán varios títulos de cine, con una temática muy variada. Una de ellas La Telaraña de Carlota, un film de fantasía, que narra la historia de una niña que rescata a un cerdito cuando está a punto de ser sacrificado. La gran final que es una comedia que narra tres historias paralelas, las peripecias de unos hombres que tienen dos cosas en común: vivir en regiones remotas del planeta y estar empeñados en ver la final de la copa del mundo de fútbol Japón-Corea 2002 entre Alemania y Brasil. Otro film es Historia de una gaviota, de animación que cuenta como Kenga, una gaviota envenenada por una mancha de petróleo, consigue antes de morir confiar su huevo al gato Zorbas, obteniendo de él tres promesas: no comerse el huevo, cuidar de él hasta que se abra y enseñar a volar al recién nacido. Otra cinta es Los Timadores, cuyo género de drama e intriga y narra como Roy Dillon, hijo de una prostituta, se encuentra dividido entre el amor que siente por su madre Lilly y su amante Myra. El séptimo arte permanecerá al aire libre en la Plaza de la Solidaridad del barrio de la Victoria, los jueves de julio y agosto a las 22:00. Disfruten de una buena película.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos