Colectivos de La Victoria reclaman la limpieza de la dársena del Canal de Castilla

La Confederación del Duero garantiza su mantenimiento pese a posponer el proyecto para invertir 12 millones

V. M. V.Valladolid
Colectivos de La Victoria reclaman la limpieza de la dársena del Canal de Castilla

«Es uno de los rincones más bonitos de Valladolid y mira como está», señalan los integrantes de la asociación de vecinos Los Comuneros mientras pasean la mirada por la dársena del Canal de Castilla, que desde hace varias semanas acumula cientos de algas en la superficie, en las que se enredan las botellas y papeles que emponzoñan la lámina de agua. «Es una pena que esto esté así», aseguran. Y no es el único colectivo de La Victoria que lamenta la imagen. También lo hace la asociación de amigos del canal La Barcaza, que reclama una «limpieza en profundidad» no solo de la dársena («también habría que reparar las piedras de sillería que la conforman»), sino también de su entorno. «Siempre hemos considerado que, por lo menos hasta la esclusa 42, debería mantenerse como el resto de los parques y jardines de la capital», explica su portavoz, Miguel Ángel Guerra, quien añade como necesarias «unas mínimas condiciones de alumbrado, el arreglo de los caminos y la mejora del acceso por la pasarela peatonal que existe al final de la calle Dársena. En la viviendas de la zona habita poca gente, casi toda mayor, pero necesita unos accesos adecuados», asegura Guerra.

Son intervenciones «básicas» que reclaman los vecinos de la zona, toda vez que la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) anunciara el pasado 16 de abril (así lo publicó el BOE) que renunciaba a la contratación de la obra de rehabilitación del edificio y dársena en el Canal de Castilla. ¿El motivo? La crisis. No hay que darle más vuelta. No hay dinero. El propio presidente de la CHD, José Valín, así lo afirmaba en el anuncio remitido al BOE: «La actual situación económica y la consiguiente necesidad de reducir el gasto público exige racionalizar los recursos disponibles, y así se ha acordado por razones de interés general, la renuncia a la contratación de la obra». Eso, que no hay dinero.

El megaproyecto (aprobado en junio de 2008 y presentado de nuevo a bombo y platillo en septiembre de 2011, como quien dice hace dos días) contemplaba la inversión de 12 millones de euros para la rehabilitación de los edificios industriales, la limpieza del fondo de la dársena y su conversión en recurso turístico, con dos barcazas que surcarían por el Canal para relanzar su vertiente turística. La crisis se lo ha llevado por delante. O lo ha dejado en dique seco.

El presidente de la CHD, José Valín, ha matizado que, aunque no se abandona el proyecto (sigue en los cajones de la entidad), de momento está aparcado porque «no tenemos más remedio que elegir las inversiones. Hay que priorizar. Y en estos momentos los esfuerzos están puestos en la ampliación de la depuradora o las márgenes del Pisuerga», asegura Valín, quien anuncia, no obstante, que sí se acometerá «en breve» la limpieza de la superficie del agua acumulada en la dársena, tal y como reclaman los vecinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos