Herrera alerta del riesgo real de quiebra de la prestación sanitaria

El presidente anuncia un 18% más de presupuesto para gastos corrientes de los centro sanitarios

ANA SANTIAGOValladolid
Ricardo Oliván, Boi Ruiz, Eduardo García Prieto, Juan Vicente Herrera, Elena Miralles y Antonio María Sáez Aguado. / ICAL/
Ricardo Oliván, Boi Ruiz, Eduardo García Prieto, Juan Vicente Herrera, Elena Miralles y Antonio María Sáez Aguado. / ICAL

En esta ocasión buscó pocos paños calientes. El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, amparó ayer todas las medidas de recorte o de ajustes como profieren llamarlas las voces políticas autonómicas y nacionales bajo el paraguas de la más clara y absoluta necesidad.

«El riesgo de quiebra del sistema ya no es una hipótesis de trabajo, es un peligro real y actual». Y el jefe del Ejecutivo desgranó un antes con un recorrido histórico de las muchas veces que los debates anunciaban, hace ya años, una crisis de la sostenibilidad sanitaria; un ahora momento de actuar e implantar medidas de gestión, racionalización y eficiencia y un después, que, de anclarse en el «inmovilismo», puede ser «dramáticamente cierto y este servicio público puede verse afectado de lleno en sus prestaciones y servicios». Y para descartar tal futuro llegan «los sacrificios» que entiende que sí se les pide a los profesionales del sector, el uso responsable de la asistencia sanitaria, que no dudó en reclamar a los ciudadanos, y las medidas de las administraciones. «Decisiones difíciles» y repasó el cobro del 'céntimo sanitario' en los carburantes desde hace ya cinco meses o el aumento de la jornada laboral. «Son necesidad imperiosa», recalcó el presidente Herrera y aseguró que los presupuestos que ayer se registraron en las Cortes respaldan estas decisiones.

Medidas

Así, indicó que los 3.421 millones de euros para la sanidad regional suponen un 44% del gasto no financiero autonómico y anunció un incremento del 18,8% del gasto corriente de los centros sanitarios y de 120 millones de euros para la farmacia hospitalaria. Son estos los factores que han hecho que la comunidad incurriera en un «desfase» en los compromisos de déficit público y llegara al 2,59% sobre su Producto Interior Bruto, lo que se debió a las deudas en los capítulos I y II de Sanidad, por lo que se han «cuidado» especialmente estos apartados en las nuevas cuentas.

Y «hay que hacer más». Algo que enmarcaba, como sus palabras, en las XI Jornadas de Gestión y Evaluación de Costes Sanitarios que durante tres días y hasta hoy acoge el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid en busca de ese algo más, de propuestas innovadoras que saquen al Sistema Nacional de Salud de este agujero.

Abogó especialmente Juan Vicente Herrera por estrategias ya puestas en marcha por al Consejería de Sanidad como la de los pacientes crónicos o la asistencia integrada y coordinada entre Atención Primaria y Especializada o la gestión cínica como proyecto estratégico de autonomía y gestión. Y, junto a estas medidas a medio plazo, repasó las más inminentes como la reordenación y adelgazamiento de la estructura de la Administración, la reordenación de la Atención Primaria, el reequilibrio de las cargas asistenciales con el reajuste de cupos de médicos y el plan de jubilaciones a los 65, y máximo 67 años, para rejuvenecer las plantillas.

Las jornadas, organizadas por la Fundación Signo y Sacyl, volvieron a registrar ayer un gran éxito de participación. Hoy se clausurarán.