«Con la esperanza de vida actual da tiempo a crear una empresa, disfrutarla y cargártela tú solo»

El economista, consultor y formación de empresas considera que el optimismo en la mejor fórmula para enfrentarse al día a día

JULIO G. CALZADAValladolid
Emilio Duró en el transcurso de su conferencia en el hotel Vincci Frontaura de Valladolid. /ANTONIO QUINTERO/
Emilio Duró en el transcurso de su conferencia en el hotel Vincci Frontaura de Valladolid. /ANTONIO QUINTERO

«No sé muy bien qué hago aquí», dijo al inicio de su conferencia el economista y formación Emilio Duró, hoy uno de los gurús de las teorías que consideran que es la felicidad la que logra los mejores resultados, también en la economía. Duró ha sido el invitado del Foro Económico de El Norte de Castilla que ha reunido en los salones del hotel Vincci Frontaura de Valladolid a numerosos empresarios, respresentantes del sector bancario y cargos públicos para escuchar a un hombre que asegura, por ejemplo que «en la empresa no están los más listos. Los más listos están en la física cuántica, porque total, para estar en una empresa no hace falta ser Albert Einstein». En una conferencia titulada 'La gestión de la ilusión en épocas de cambio' y llena de momentos para la risa, aunque también algunos para el llanto, el economista ha expresado la necesidad de que se cambien algunos de los valores educativos actuales porque «nos preparan técnicamente y en temas numéricos, pero no nos enseñan a vivir», ha dicho.

En una charla risueña ha pedido a los empresarios que le escuchaban que se relajaran «total, solamente el 1% de las empresas supera los cincuenta años de actividad y hoy, la esperanza de vida humana nos permite crear una empresa, disfrutarla y cargártela tú solito», comentó.

Duró cree que el aprendizaje debe concentrarse en los primeros años del ser humano, sobre todo entre los 0 y los 3 años, que es el momento donde más cosas se aprende, seguida de la niñez y la adolescencia. «A partir de cierta edad no se aprende nada y vosotros ya la tenéis» espetó a los asistentes que rompieron a reir. Destacó así que el gran cambio que ha sufrido el ser humano, concentrado en el último siglo, ha sido el incremento de la esperanza de vida y ahora, tenemos que aprender a llenar de ilusión esos años de vida donde la genética, opina, juega en contra, ya que su tarea consiste de forma exclusiva en la supervivencia, no en la vida. «Por eso nos recuerda las cosas malas, las malas experiencias, y nos busca que nos preocupemos por el pasado y por el futuro, pero se nos olvida vivir el presente», comentó.

El Foro Económico de El Norte de Castilla ha contado en esta ocasión con el patrocinio de la Junta de Castilla y León, Banco Sabadell Atlántico, Corporación Llorente y Collosa.