43 años de escultismo en Maristas

Jefes y escultistas de base de Palencia rememoran anécdotas en un emotivo encuentro que incluyó plantar un árbol

EL NORTEPALENCIA
Antiguos scouts reunidos ayer en el salón de actos del colegio Marista Castilla de Palencia. / MERCHE DE LA FUENTE/
Antiguos scouts reunidos ayer en el salón de actos del colegio Marista Castilla de Palencia. / MERCHE DE LA FUENTE

En el año 1969, Julio García, que había formado parte del grupo scout de San Miguel, decidió con un grupo de amigos impulsar una iniciativa similar en el seno del colegio de los maristas. Fue así como nació el Grupo Scout Castilla, por el que a lo largo de estos 43 años han pasado centenares de niños, jóvenes e incluso adultos que, a través del escultismo, han aprendido los valores fundamentales del amor a la naturaleza y el respeto a los semejantes.

En la jornada de ayer, más de un centenar de antiguos scouts, la mayor parte de ellos monitores y jefes de grupo, se reunieron en una jornada donde se rememoraron anécdotas, se emocionaron al ver antiguas fotografías y se rieron al recordar momentos del pasado. Julio García, aquel impulsor del grupo, no pudo finalmente estar presente en el encuentro, pero fueron varios de sus compañeros quienes explicaron a los más nuevos cómo se celebraban aquellos primeros campamentos en Puente Agudín o en Reinoso o qué iniciativas tuvieron que idear para poder obtener dinero con el que comprar a la antigua Organización Juvenil Española (OJE) o al ejército las tiendas de campaña de segunda mano con las que se iban luego de acampada.

«Se ha recordado lo que ellos llamaban la operación papel, que consistía en ir recogiendo por todas las casas papeles para posteriormente venderlo y sacar dinero con el que comprar las tiendas de campaña. Son anécdotas curiosas que a todos nos ha gustado compartir», explicaba ayer el actual jefe del grupo Scout Castilla, Saúl Muñoz.

Los campamentos separados para chicos y chicas por primera vez vivieron en 1979 la primera gran acampada estival conjunta para ambos sexos, la división en unidades de lobatos y troperos, la lucha scout o los primeros encuentros de San Jorge, patrón del escultismo, fueron otros de los grandes momentos de la historia del grupo Scout Castilla que ayer se revivieron en el encuentro.

«El grupo ha llegado a tener en estos 43 años más de 250 scouts censados y se celebraban campamentos con más de 150 asistentes, lo que exigía dos turnos de comida. Actualmente, el grupo Scouts Castilla tiene 90 miembros en total. Es una cifra buena, porque además hemos tenido un repunte importante en los últimos dos años», agregó ayer Saúl Muñoz.

El centenar de asistentes a la reunión celebraron por la mañana un encuentro en el colegio marista, donde siempre han estado las bases, y donde compartieron fotografías, charlas y recuerdos de todo tipo. Una comida de hermandad y un acto celebrado en el parque Isla Dos Aguas completaron el programa. En los actos vespertinos también participaron los scouts que forman parte ahora del grupo.

«Se ha plantado un cerezo. Los actuales miembros del grupo y los antiguos, que hoy nos han acompañado, hemos participado en la plantación de este árbol, en colaboración con el Ayuntamiento. También se ha enterrado una cápsula del tiempo. Es una caja que contiene un sombrero de cuatro boyas, que es el del jefe de formación; un libro sobre el Raid, que es una de las actividades más destacadas de los scouts, y una carta en la que explicamos varias aspectos del grupo de este año. Permitirá que cuando se desentierre se sepa cómo era el grupo Scout Castilla en 2012», agrega Saúl Muñoz.