Silvia Clemente considera que la formación de sumilleres es clave para la promoción de los vinos de Castilla y León

La consejera clausura el curso 2011 e inaugura la edición de 2012 que, por primera vez, se impartirá en la nueva Escuela Internacional de Cocina Fernando Pérez

NIEVES CABALLEROValladolid
Silvia Clemente coloca la placa que demuestra que es la primera sala de catas de España certificada, en presencia de Javier Barbero, Antonio Rodríguez y Ángel Moretón. / Rubén Cacho-Ical/
Silvia Clemente coloca la placa que demuestra que es la primera sala de catas de España certificada, en presencia de Javier Barbero, Antonio Rodríguez y Ángel Moretón. / Rubén Cacho-Ical

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, destacó ayer la importancia de la cualificación profesional de los sumilleres que son los encargados de recomendar los vinos de Castilla y León en la barras y restaurantes, pero también en las tiendas especializadas. Clemente realizó estas declaraciones durante la clausura del Curso Superior de Sumiller Profesional de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid 2011, por el que han pasado 22 alumnos que han recogido el diploma que acredita su formación, y la inauguración de la edición del 2012 que, por primera vez se va a celebrar en la Escuela Internacional de Cocina Fernando Pérez.

El acto estuvo presentado por el periodista Javier Pérez Andrés, colaborador de El Norte de Castilla, quien destacó la importancia de la sumillería en relación con el turismo gastronómico y enológico.

La consejera de Agricultura y Ganadería visitó posteriomente las instalaciones y valoró de forma muy especial la nueva sala de catas, que es la primera española que recibe la certificación ISO 8589:2010, tras someterse a una minuciosa auditoría.

Como en anteriores ocasiones hubo tres finalistas de la edicion 2011. aquellos considerados por los profesores los mejores sumilleres de este curso. En primer lugar fue designado Óscar González Vargas, jefe de sala del restaurante Antonio de Ulloa, dentro del hotel de cinco estrellas Marqués de la Ensenada. Marcos Esteban Redondo, de la coctelería La Pasión Café, quedó en segundo puesto. El tercero fue a parar a María Teresa Gonzalo González, del Casino de Castilla y León, situado en Boecillo.

Las cifras del sector

Silvia Clemente pintó un panorma excelente del sector vitivinícola de la comunidad autónoma y recordó su importancia avalada por los datos. Castilla y León cuenta con más 540 bodegas, que facturan 480 millones de euros al año, y más de 75.000 hectáreas de viñedo, tiene una producción media de dos millones de hectolitros de vino al año, además el 86% de la superficie de viñedo en Castilla y León se localiza en zonas de figuras de calidad vitivinícola, donde suma cerca de 65.000 hectáreas.

13 figuras de calidad en los vinos

También recordó que existen 13 figuras de calidad, nueve denominaciones de origen y tres comarcas de vinos de calidad. Además, hay la anterior marca Vino de la Tierra de Castilla y León, con la entrada en vigor de la nueva Organización Común del Mercado del Vino, pasa a ser Indicación Geográfica Protegida.

Silvia Clemente explicó que los vinos con denominación de origen de Castilla y León han ganado cerca de un punto y medio de participación de cuota de mercado durante 2010, hasta alcanzar una cuota de mercado del 18,5%. A este incremento contribuyen especialmente las DO de Rueda y de Ribera del Duero. Además, aseguró que Castilla y León es la única región que, desde 1995, experimenta un crecimiento continuado en las ventas de vinos con DO hasta triplicar desde entonces su participación en el mercado.

Apoyo al sector

La consejera aseguró que las instalaciones de la Escuela Internacional de Cocina Fernando Pérez y los cursos que se imparten «son un reflejo del apoyo del Gobierno Regional a una formación de calidad que convierta a los alumnos en excelentes profesionales capacitados para prescribir los vinos de calidad que se elaboran en Castilla y León. Los cursos de Sumiller Profesional, que se vienen impartiendo desde 2006 y sitúan a la comunidad autónoma, junto con Madrid y Cataluña, en un referente formativo de máximo rigor en España». Clemente insistió en que «este completo programa formativo» permite contar con «profesionales altamente capacitados para cubir los puestos que demanda un sector cava vez más competitivo». Incluso, gracias a estos cursos muchos sumillereas de Castilla y León han encontrrado trabajo en países como Inglaterra y Estados Unidos.

El Curso Internacional de Sumiller cuenta con el patrocinio de la Consjería de Agricultura y Ganadería, de ahí la presencia de Silvia Clemente. Pero también participan la Diputación Provincial, en cuyo nombre acudió Víctor Alonso, diputado delegado de Economía, que ha asumido también las responsabilidades sobre Sodeva y Turisvall en la institución provincial; las denominaciones de origen vitivinícolas de la comundad autónoma, y del resto de España que han mandado muestras para que los sumilleres puedan catas vinos de toda España; la bodega Protos; Makro, Rona y Winterhalter. Com colaboradoras en el dieseño de la sala de catas, tambuién estuvieron presentes los representantes de Rat Light Systems, Grupo Cosentino y Spacio.

Curso 2012

En la edición del 2012 participan 24 estudiantes procedentes de Castilla y León, la Comunidad, de Madrid, Barcelona y Estados Unidos. Los objetivos del curso son capacitar profesionales para desenvolverse en el arte de la sumillería, generar una bolsa de profesionales altamente capacitados para cubrir los puestos que demanda un sector cada vez más competitivo, mejorar la carrera profesional de personas formadas en la hostelería y contribuir a la mejora de la sumillería.

Los alumnos están siendo formados por prestigiosos profesionales del sector, en concreto, más de 30 profesores de perfiles técnicos de todas las marcas de calidad de vino de la Región, expertos y otros profesionales de prestigio, entre los que destacan cuatro «narices de oro», Ferrán Centelles -Sumiller de El Bulli- y Gonzalo Sol, fundador y director del Curso de Sumilleres de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Madrid y Premio Nacional de Periodismo Gastronómico en dos ocasiones.