Las Américas de Luis Moro

El pintor segoviano alarga su éxito en México con varias exposiciones individuales y colectivas

C. B. E.SEGOVIA
Luis Moro trabaja en una obra dedicada a la mariposa. / El Norte/
Luis Moro trabaja en una obra dedicada a la mariposa. / El Norte

Cuando el arte sobrevive alicaído al azote de la crisis, es al menos meritorio que creadores segovianos triunfen más allá de las fronteras nacionales. Si Alberto Reguera convence en Asia, la obra pictórica de Luis Moro hace lo propio en México, país donde se ha asentado y en el que su trabajo ya es de sobra reconocido y reconocible. Son las Américas del 'conquistador' plástico segoviano.

Hace ahora tres años que cruzó el charco impulsado por los vientos de sus 'Paraísos elementales'. Desde entonces no ha parado de exponer, su arte es requerido por instituciones y galeristas que quieren tener el nombre de Luis Moro en su agenda y en sus programaciones. A finales de febrero de 2009, comenzó en Morelia este periplo triunfal. Entonces las escalas de su obra recorrieron en muestras itinerantes ciudades mexicanas unidas por el vínculo de estar declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Moro sigue haciendo las Américas, está en un momento profesional dulce y alarga su idilio con el espectador que degusta su menú artístico en el país norteamericano. Su última aventura en solitario se localiza en la galería Martha Flores de Monterrey, donde el creador colgará a partir del jueves la colección 'Alados'. Esta muestra vuelve a inspirarse en la naturaleza, el mundo animal y los microorganismos.

Hace dos semanas Moro también fue incluido en una exhibición colectiva en la que figura como único artista español junto a autores de Cuba, México Estados Unidos y Argentina. 'War and peace' es el nombre de esta muestra abierta en la galería Nina Menocal, en México DF, en la que los creadores comparten sus miradas del rechazo a la guerra. Y entre una y otra cita, aún tuvo tiempo para exponer en Art Madrid, el mes pasado, con la galería Rodrigo Juarranz, junto a obras de Dalí.