Valladolid registró 2,3 millones de usuarios de tren en 2011, 17.000 más que el año anterior

Los Avant Valladolid-Madrid experimentaron una subida del 15,3%

T. LAPUERTAVALLADOLID

Cerca de trece millones de viajeros han utilizado los últimos cuatro años las diferentes alternativas que ofrece la línea de alta velocidad con una media de 8.500 usuarios diarios entre las estaciones de Valladolid y Segovia y los porcentajes de pasajeros continúan creciendo de forma lenta pero segura, pese a las complicaciones de la coyuntura económica. A lo largo del pasado año, 2.330.000 viajeros se subieron o bajaron en la parada de Campo Grande, lo que supuso un incremento de apenas 17.000 usuarios respecto a 2010, aunque las personas que eligieron los trenes Avant crecieron el 15,3%. La entrada en funcionamiento de cuatro nuevos servicios de trenes lanzadera a Madrid, que se sumaron a los cuatro ya existentes, han sido los culpables del incremento.

Pero las cifras y los porcentajes no son más que números si no se analizan y, en cualquier caso, uno siempre cuenta la feria según le va en ella. Para los que compraron pisos en los alrededores de la estación y todavía no han logrado alquilarlos, el Ave ha acabado siendo como el Mister Marshall de la película de Berlanga: pasa sin pena ni gloria, pese a las enormes expectativas que la ciudad había puesto en su llegada. Para otros, hasta que la alta velocidad no aterrice en León no se podrá hacer un balance realista de su potencial y, para la mayoría, el Ave «ha generado negocio y tráfico de personas», aunque «menos de lo que podría dar de sí», como se ha encargado de repetir el presidente de la Cámara de Comercio, José Rolando Álvarez.

Las instituciones, con el Ayuntamiento a la cabeza, confían en que la extensión de la alta velocidad a la capital leonesa, prevista para finales de este mismo año, suponga el despegue definitivo del servicio también en Valladolid. «Siempre hemos reclamado un mayor número de trenes y frecuencias, similar al que tienen otras ciudades con alta velocidad, y siempre nos han dicho que no era rentable hacerlo porque Valladolid es estación final. Ahora que vamos a dejar de serlo, espero que cumplan», señala la concejala de Cultura, Comercio y Turismo, Mercedes Cantalapiedra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos